Por: Christina Gomez Echavarría

College Station, Texas, Estados Unidos

Con el e-learning hoy es posible brindar a los estudiantes una gran variedad de asignaturas a partir de lecturas, videos y grabaciones de voz que les permite repasar en cualquier momento para practicar lo aprendido. No obstante, cuando se habla de la medicina veterinaria, esta ciencia exige el desarrollo de actividades que se basan en la práctica, y es por esto el e-learning no se usa tan frecuentemente aquí como en otras áreas.

El Centro de Tecnologías Educativas (CET, por sus siglas en inglés), de la Universidad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de Texas A&M, ya avanza en este tema trabajando con su cuerpo docente en la creación de nuevos medios que permitan integrar esta tecnología del aprendizaje en línea a su pénsum académico. El tecnólogo educativo Tim Ponder y un diseñador didáctico en este centro el Dr. Jordan Tayce, vienen avanzando junto con su equipo en el diseño y creación de nuevas asignaturas que facilitan el aprendizaje virtual, para que los profesores puedan adaptarlo a sus clases y mejorar el proceso de enseñanza.

Todo comenzó a partir de un ejercicio para identificar la mejor forma de combinar el e-learning con el aprendizaje presencial que conforman las asignaturas. Los cursos están diseñados con base en el método inverso, lo que significa empezar con los objetivos, y luego establecer lo que los estudiantes necesitan aprender o lo que deberían ser capaces de realizar al finalizar el curso. Posterior a esto, el equipo continúa con la determinación de cuáles tecnologías logran incrementar el aprendizaje en las mejores proporciones. “Es muy importante elaborar proyectos que usen la tecnología con un objetivo establecido, y no solo por el simple hecho de usarla”, explica el Dr. Tayce.

El reto ha sido fascinante, pues una de las materias online más populares que este centro ha logrado integrar es en la cual enseñan habilidades quirúrgicas fundamentales. Aunque al pensar en cirugía se hace casi imposible imaginar el aprendizaje de finos movimientos y sensaciones táctiles a través de un ambiente virtual, el CET diseñó este curso mediante una estrategia de aprendizaje combinado: primero, los estudiantes aprenden la información básica, por ejemplo, cómo sostener un escalpelo a su propio ritmo; y, segundo, los alumnos pueden ir a clases y aplicar lo que han aprendido en un ambiente de laboratorio práctico.

Tim y Jordan coinciden en que la clave de este enfoque es la estrategia combinada, ya que un profesor puede comentar sobre la técnica que aplica el estudiante y corregirle si éste lo considera pertinente.

Es muy importante elaborar proyectos que usen la tecnología con un objetivo establecido, y no solo por el simple hecho de usarla.

El éxito de esta asignatura en el mercado lo evidencian otras diez escuelas de veterinaria en Estados Unidos que han adoptado esta modalidad para enseñarla. El CET está en la capacidad para ofrecer 20 asignaturas y 75 videos didácticos empleando Moodlerooms. Ambos coinciden en que Moodlerooms garantiza flexibilidad y se adapta a cualquier pénsum, y de la misma manera facilita varios programas adicionales para extender su funcionalidad. Es así como los profesores pueden adaptarlo y personalizarlo de acuerdo con sus necesidades.

Adoptar un Sistema de Gestión de Aprendizaje ha impactado positivamente el método de enseñanza y aprendizaje en la Universidad de Medicina Veterinaria de Texas A&M. Este centro ha logrado establecer el enfoque de Enseñanza Colaborativa, que según Estudio de Casos convierte el aula de clase en un sitio con una orientación exclusiva en los estudiantes.

La dinámica es la siguiente: el docente distribuye la clase en grupos y guía a los alumnos hacia un caso de estudio, por ejemplo, pueden llevar un perro que presente tos clínica. Cada grupo debe desarrollar las preguntas a medida que transcurre el caso y deben responderlas por medio de Moodlerooms. El profesor a su vez cuenta con la facilidad de revisar las respuestas en tiempo real y modificar la conferencia conforme con lo que va viendo. En caso de que todos los grupos contesten acertadamente, el docente puede avanzar al próximo tema de estudio. Pero, si solo una parte de los grupos responde de forma correcta, el profesor debe invertir más tiempo en explicar el tema. El equipo del CET ha venido trabajando con los profesores para elaborar más de 45 casos de estudio que serán incluidos en el pénsum.

Tim y Jordan esperan continuar adelantando el trabajo del Centro de Tecnologías Educativas, y colaborar con cada profesor miembro para indagar un poco más en cuanto a lo que significa el e-learning y cómo pueden beneficiarse de él. Tim pone especial atención en el hecho de que la combinación entre clases virtuales y presenciales es fundamental, porque el aprendizaje en línea no es como una varita mágica. Su objetivo primordial es garantizar que los alumnos obtengan la mejor educación y de la mejor manera posible.

*Timothy Ponder, tecnólogo educativo, y el Dr. Jordan Tayce, diseñador didáctico en la Universidad de Medicina Veterinaria (TAMU).

*Fotos por: AFP Julia Robinson