Por: Alejandra Hamann

Sidney, Australia

Con las tecnologías de educación virtual, De Lorenzo Cosmetics & Hair Research ha logrado capacitar a sus colaboradores a través del aprendizaje en línea y gracias a esto hoy es una organización exitosa en el mercado de los cosméticos. A través de estas herramientas, De Lorenzo forma a su equipo, les brinda el espacio para que compartan contenido relevante y de fácil comprensión, y que a su vez, sea divertido y accesible desde cualquier lugar.

En 1986, Vincent y Antón Lorenzo, dos de los peluqueros más influyentes en Australia, dieron origen a esta empresa. Su filosofía de trabajo busca estar en sincronía con la naturaleza y en constante contacto con la economía local de este país.

Megan Yabsley, gerente de capacitación de esta organización, compartió con E-Learn Magazine su experiencia en la preparación y capacitación del personal que trabaja en De Lorenzo, en el uso del programa de iniciativa educativa que han venido implementando con Moodle.

Un modo práctico de aprender

Debido a que esta empresa es fabricante de cosméticos para el cabello, el grupo de capacitadores debe tener mucha claridad y conocimiento sobre las características de estos productos. No obstante, representa un gran reto el poder difundir un mensaje unificado y detallado que llegue a todos los miembros que hacen parte de este equipo a nivel nacional. Para esto, Megan señala “teníamos un equipo dedicado a capacitar a los peluqueros en los salones sobre cómo usar los productos, pero esto demandaba mucho tiempo y energía para ellos. Por eso, queríamos encontrar un método para capacitar e informar a nuestros colaboradores de un modo más eficiente y rentable, así que decidimos usar Moodle.”

Además de los ejercicios prácticos, la plataforma facilita la difusión de un mensaje consistente sobre todos los productos, dirigido a los involucrados en el proceso de aprendizaje como estudiantes, capacitadores y propietarios de los salones de belleza. Este canal garantiza uniformidad en la información, en los puntos a tratar y gestiona el conocimiento que más adelante reflejará beneficios.

Manteniendo la diversión

Los usuarios en Australia y Nueva Zelanda buscan en De Lorenzo Cosmetics vivir una experiencia de aprendizaje a través de una plataforma educativa, que sea simple, fácil de usar, divertida, diferente, y a la vez interesante.

“El contenido está creado por mí. Reúno presentaciones y elaboró pruebas rápidas, luego anexo links’ a la página web de la organización para quienes desean encontrar más información, y también me gusta apoyarme en material visual e interactivo. La plataforma le permite a los usuarios facilidad en el acceso del contenido visual, de una manera simple y que garantiza incentivos. El proceso es así: alguien mira una presentación en power point con la voz del instructor, realiza un ‘test’ que cubre los temas básicos, y, por último, obtiene un certificado que dice que ahora está ‘calificado para usar y recomendar’ ese producto en particular”, explica Megan Yabsley.

Buena recepción

Un horario flexible es clave en De Lorenzo Cosmetics para que sus colaboradores puedan capacitarse en línea. La comunidad de peluqueros  disfruta aprendiendo sobre la línea de productos, viendo entrevistas y participando en foros, y que mejor que todas estas actividades ajustadas a su propio ritmo. Con el fin de incentivar estas actividades, algunos de los salones han implementado un sistema de incentivos y bonos para estimular al equipo para completar el programa.

Las estrategias abarcan tres aspectos: moldear/desarrollar las opiniones del cliente, desarrollar recursos de aprendizaje sólidos y mantener los bajos costos del LMS, mientas ésta sea una plataforma completamente funcional.

Con miras hacia el futuro, los objetivos apuntan a introducir más interacciones en tiempo real y reforzar los canales de comunicación para que los colaboradores disfruten de un curso apasionante y que no interfiera con sus actividades.

*Megan Yabsley, Gerente de Capacitación de De Lorenzo Hair Cosmetic Research.