Por: Christina Gómez Echavarría

Adelaide, Australia

Cuando hablamos de la palabra “Openness” nos referimos al término “apertura”, es decir, todo lo que represente un acceso transparente a la información y al conocimiento, y que garantice la colaboración y la libertad para todos los implicados e interesados en el mismo. No obstante, dada la competencia económica que surge, las empresas lo han pensado dos veces antes de dar un paso hacia un completo Openness. Frente a esto, Allan Christie, vicepresidente de e-learning para la región de Asia y Pacifico en, explica que la éste no tiene por qué ser un término que esté definido por completo, ya que todo en el sector de la educación guarda relación en algún modo con Openness.

Openness va más allá de reunir información de diferentes fuentes, países y perspectivas, éste se trata también de la capacidad que tienen las personas para colaborar desde cualquier parte, permitiendo que los distintos usuarios y empresas alrededor del mundo adapten las herramientas justo a su necesidades. Blackboard, es un ejemplo de esas empresas que han logrado aceptar y adoptar plenamente este concepto. En el largo plazo, esta compañía ha demostrado un compromiso con la educación abierta, después de haber adquirido otras empresas expertas en código abierto como Moodlerooms, Nivel Siete y NetSpot, la compañía a la que Allan Christie dio origen en Australia.

Para él, Moodlerooms y Blackboard al estar inmersas en un ecosistema de tecnología educativa, tienen la facilidad de integrarse con otros productos y servicios, que les permite adquirir un enfoque más abierto. Aquí es importante aclarar que el término Openness tiene una concepción distinta para cada individuo, e involucra a múltiples industrias como es el caso de Open Source con Moodle y Linux; Openness a productos creativos como la licencia Creative Commons; recursos con derechos de autor que se pueden usar y editar como Open Academia y Open Resources; y algunos que trabajan interoperabilidad como Open Standards.

Por otro lado, tenemos a Balckboard Learn que es un sistema con una filosofía abierta que puede soportar diferentes marcos y estándares de integración, que le proporcionan flexibilidad y opciones variadas a los usuarios para satisfacer sus necesidades. En palabras de Christie, “vemos cómo Openness beneficia tanto al cliente, como a la compañía, ya que se genera una relación de colaboración con la comunidad, lo que facilita compartir ideas y recursos para obtener esa inspiración y motivación de los demás. Ese es el poder que da ser abierto”.

El papel de LMS en la promoción de Openness

Allan Christie is photographed at Blackboard offices in Adelaide, Australia on November 25, 2016.

Este experto también hace referencia a los Recursos Educativos Abiertos (REA), quien explica que gracias a estos el entorno de la educación abierta se hace mucho más visible, lo que también hace que la adecuación de una licencia abierta a documentos y medios permita acceder, revisar y compartir de manera libre. Aquí es cuando se genera una demoratización de la educación, que facilita oportunidades para toda la comunidad educativa.

Es importante entender que no hay una solución única que abarque a todas las instituciones educativas a nivel global. Si bien, la capacidad de utilizar estándares abiertos asegura la interoperabilidad para todos, hay que entender que esto solo proporciona una oportunidad para que cada institución tome lo que considere pertinente de acuerdo con sus necesidades particulares.

Blackboard busca llevar su rol activo de Openness a un siguiente nivel. Este término también significa accesibilidad para todos, algo de lo que hoy en día la industria carece. Por su parte, Moodlerooms está trabajando en el desarrollo de un MOOC de accesibilidad que espera lanzar en el 2017, para darle la oportunidad a los instructores de crear contenido educativo que sea accesible del todo para invidentes y discapacitados visuales. “Creo que ese es el verdadero papel de nuestra tecnología: que en un principio apoye el contenido abierto, pero que no solo se enfoque en un sistema en particular”, añade Christie. Gracias a que facilita el acceso no visual, Blackboard Learn se convirtió en el primer sistema LMS en lograr la certificación de oro de la Federación Nacional de Ciegos en 2010.

Openness y la globalización

Hoy es posible aprender practicamente cualquier cosa a través de internet. No obstante, para Christie la saturación del contenido en la web ha dificultado encontrar información confiable y que sea fácil de entender, pues al incrementar descomunalmente la manera de aprender y compartir conocimientos, asimismo disminuye el valor que se le otorga al contenido.

Es claro que la facilidad del acceso a la información se debe a la globalización. Este fenómeno es el proceso de interacción e integración entre personas, empresas y gobiernos de todo el mundo, junto con el comercio internacional y la libertad en el flujo de ideas. Aunque la globalización es un término que se discute con frecuencia, todavía hay gente que no está convencida de que exista del todo, debido a algunas restricciones para acceder a varios países. No obstante, la globalización en sí es lo que da paso a Openness.

Sobre el aumento del acceso a plataformas móviles que hoy va en aumento especialmente en regiones como África y Asia, para Christie esto dará una oportunidad a la gente de acceder a contenidos gratuitos. También es consciente de que plataformas como Blackboard pueden proporcionar sistemas inteligentes de respuesta para garantizar una verdadera comprensión del contenido que se está recibiendo. Para Allan, “la inteligencia articifial puede llegar a ser el líder del futuro, gracias a su capacidad combinada que personaliza el contenido y proporciona respuestas al contenido que está disponible. Es un avance realmente emocionante, ya que estamos hablando de otorgar acceso global a la educación”.

Sin embargo, volviendo a la realidad, actualmente hay muchas empresas que tienen software cerrado y cobran por el uso de sus productos, ya que hacerlo es razonable desde el punto de vista económico. Entonces, ¿por qué una compañía decide irse por la camino del código abierto? Frente a esto, Christie menciona que así como Moodle tiene una oferta de código abierto, esta es solo una parte de su portafolio. El soporte de alta calidad y los servicios de alojamiento deben ofrecerse en grupo con el código abierto, para así garantizar que las personalizaciones conserven un grado de rendimiento y seguridad. Por esta razón, muchas compañías han adoptado el enfoque de código abierto para el desarrollo de software, y de esta manera, lograr un negocio sostenible.

Interoperabilidad, colaboración y Openness

La colaboración es un componente vital de Openness en la educación y en el código abierto. Existen varias comunidades dinámicas de usuarios alrededor del mundo que ajustan los cursos de Moodlerooms a sus necesidades y requerimientos puntuales. Una compañía hoy en día debe contemplar todas las implicaciones de rendimiento y seguridad que implica una modificación del código fuente, y es por esto, que asociarse con organizaciones expertas como Moodlerooms y Blackboard resulta conveniente, ya que estas empresas están en la capacidad de proveer un control y mantenimiento de interoperabilidad de calidad, y en esta medida, las modificaciones son sostenibles y cumplen con el nivel de seguridad que el software requiere.

No obstante, Christie también menciona la importancia de tener un software que se acople a cada cliente de manera personalizada, que genere una solución creativa a los problemas y que también ayude a todos en el mundo.

El futuro de Openness

Sin duda estamos frente a un ambiente de educación global. Hoy en día, las instituciones no sólo se limitan a observar a su cohorte local de estudiantes para que sean sostenibles e indispensables, existe una mezcla de oportunidades de aprendizaje cara a cara, completamente en línea y semipresencial. Dado que las univesidades están en la búsqueda de nuevos modelos de negocio para sostenerse en el tiempo, esto los obliga a mirar más allá de sus propios límites para crecer.

Para Christie, como se mencionó antes, el valor que se le da al contenido cada vez será menor, pero los recursos educativos se convertirán en una mayor parte de las ofertas, pues hay una tendencia clara de crecimiento del e-learning a nivel global.

Es así como Openness continuará creciendo en la medida en que la tecnología evolucione, es decir, que más personas tengan acceso al internet y a la tecnología en sí, y que se genere una mayor variedad de soluciones para aprender otras habilidades, información e idiomas.

*Allan Christie, Vicepresidente de E-learning para la región de Asia y Pacífico

*Fotos por: AFP Brenton Edwards

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados