Por: Laura Orozco Castrillón

Lübeck, Alemania

Desde que aparecieron por primera vez los MOOCs, la educación está cada vez más al alcance de todos. Aunque todavía, en términos de desarrollo, el sistema se encuentra en su etapa inicial para ofrecer su máximo potencial. Andreas Wittke, un experto en la materia que trabaja como director de operaciones digitales en Oncampus, una institución subsidiada en un 100% por la Universidad de Ciencias Aplicadas Fachhochschule Lübeck, compartió con E-learn Magazine su experiencia en estrategias de enseñanza virtual y MOOCs. 

Oncampus abrió sus puertas en el 2001 como una institución de enseñanza virtual que desarrolla cursos en línea para doce universidades distintas en Alemania, incluso para Fachhochschule Lübeck, su alma máter. Este centro educativo se enfoca en personas con ansias de aprender para toda la vida y en estudiantes no tradicionales que busquen otras alternativas de enseñanza basadas en la innovación y accesibilidad.

¿Por qué son los MOOCS tan importantes?

Para Alemania la educación es un asunto serio. Primero, porque es completamente gratuita, y segundo, porque tiene como política que las instituciones educativas vayan más allá de la formación tradicional. En este sentido, esta herramienta se convierte en el mejor aliado para alcanzar este propósito. “Hay diferentes tipos de MOOCs. Algunos se asemejan más a los programas clásicos de estudio, en los que usted recibe créditos y si los aprueba puede disminuir el tiempo de estudio. Pero esto es tan solo una parte. También hay cursos diseñados para la educación continua como producción de videos, cocina, manejo del Outlook, pintura, artesanías, deportes, entre otros.”

¿En cuanto a sus desventajas?

En cuestión de desventajas, Wittke admite con franqueza que MOOCs está todavía en “pañales”, es decir, que las personas apenas están comprendiendo el significado de estos cursos. El desarrollo de MOOCs está en manos de expertos, quienes aún están tratando de encontrar las oportunidades que estos ofrecen.

El promedio mínimo para terminar estos cursos es de 5 al 10%, es por esto que se cree que requieren un bajo nivel de compromiso. MOOCs es una alternativa que se opone por completo al sistema de aprendizaje tradicional, la misma naturaleza masiva de estos cursos los hace todo lo contrario a la educación personalizada. Sin embargo, para Wittke estas no son precisamente debilidades. “En un sistema de enseñanza tradicional, se va a un aula de clase y se permanece allí durante seis meses, es decir un semestre. Pero ¿por qué cada periodo tiene que durar seis meses? No lo sé. Por otro lado, MOOCs nos muestra que podemos adquirir el mismo conocimiento en solo cuatro semanas. El estudiante puede ir al ritmo que considere y establecer sus propias metas de aprendizaje. Los cursos están abiertos para todo el mundo, ya sea rico, pobre, inmigrante o refugiado.”

 

El futuro de los MOOCS

La inteligencia artificial es un concepto clave para entender el futuro, no solo de los MOOCs, también de cada plataforma que implique un desarrollo tecnológico. Esto significa usar ‘bots’ para lograr mayor eficiencia en el proceso de revisión de la educación virtual. “Con un bot, por ejemplo, se puede comprobar automáticamente el nivel de motivación de un estudiante. Logra darse cuenta si el alumno no ha ingresado a los cursos en los últimos diez días y preguntarle a qué se debe su ausencia. Hoy esto es posible gracias a esta herramienta, sin embargo, no se trata de simplemente instalarlo en su sistema, usted tiene que ponerlo en las plataformas que usan la nube como Alexa o Siri”, explica Wittke.

En materia de desarrollo la nube es uno de los requisitos obligatorios para el futuro de MOOCs. Mientras en países como Estados Unidos o de América Latina ésta no es más que una aplicación normal, en Alemania esta herramienta es vista desde otra perspectiva; la historia de este país ha llevado a sus ciudadanos a preocuparse mucho más por los datos personales y la privacidad en línea. En términos de Andreas Wittke, “los alemanes odian la nube”, y es por esto que cada institución tiene su propio sistema de aprendizaje. No obstante, esto tendrá que cambiar en algún momento para mejorar el potencial de estos cursos. “Si desarrollamos un curso para refugiados, éste necesitará el traductor de Google para llegar a sus estudiantes, y esta herramienta sin duda se encuentra en la nube”.

Oncampus y Moodle

Moodle, como el sistema de enseñanza virtual de código abierto, le ha permitido a Oncampus alojar una plataforma para MOOCs, que es accesible y les facilita a los estudiantes hacer seguimiento a los logros alcanzados. A través de Core Moodle, el sistema se conoce como “Mooin” y ofrece cursos de matemáticas, tecnología de la energía eólica, marketing, seguridad de la red y muchos más en temas de interés general.

“Nos sentimos muy orgullosos de “Mooin”. No queremos llamarlo Moodle porque el cambiamos el diseño. En Alemania, normalmente, Moodle solo se usa como repositorio de archivos PDF, sin embargo, tenemos un nuevo sistema de navegación que nos permite integrar los quices dentro de los videos”, concluye Wittke.

*Andreas Wittke, director de operaciones digitales de Oncampus.