Accesibilidad según la institución

La accesibilidad electrónica tiene implicaciones legales importantes para las instituciones educativas. En este sentido, la legislación más importante incluye, en primer lugar, la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidad (ADA, por sus siglas en inglés) de 1990, de obligatorio cumplimiento en Estados Unidos; también encontramos la Sección 508 de la Ley de Rehabilitación, así como otras leyes locales y estatales. Estas leyes garantizan acceso igualitario a las oportunidades educativas. Hoy, son más los estudiantes con discapacidad que defienden sus derechos y exigen a sus instituciones que se doten de tecnologías accesibles.

Las leyes mencionadas se aplican bajo la autoridad de las Oficinas de Derechos Civiles (OCR, por sus siglas en inglés) en el Departamento de Justicia y el Departamento de Educación de los EE.UU., y las instituciones del sector público deben asumir su responsabilidad legal en respuesta a reclamos y demandas oficiales.

Un marco para el debate

Con el riesgo legal latente de ser objeto de un reclamo por parte de la OCR, muchos profesionales de la educación superior podrían trabajar el tema de la accesibilidad como un “checklist”, teniendo en cuenta: 1) lo que se requiere para evitar ser objeto de uno de esos reclamos; o 2) lo que se requiere para resolver un reclamo abierto ante la OCR. Este “checklist” de la OCR incluye factores clave como la subtitulación de videos, la adaptación de páginas web y los consejos para hacer que los documentos sean accesibles. También incluye, la oferta de hardware y programas de computación accesibles, etc. Ciertamente el “checklist” es útil, pero se corre el riesgo de que si se trata la accesibilidad solo en esos términos no se logrará aprovechar el resto de los beneficios que aporta la accesibilidad en la cultura de nuestras universidades, beneficios que considero están íntimamente ligados a la innovación y a la oportunidad. Además, con esta manera de pensar guiada únicamente por el “checklist”, es inevitable que muchos comiencen a tomar atajos, con excusas como la falta de tiempo o de presupuesto, o incluso con argumentos como «no tengo estudiantes con discapacidad en mi clase», o peor aún, «si dejo de ofrecer el contenido de mi materia en formato electrónico el problema deja de ser mío, ¿no?».

Por esta razón, es útil cambiar el enfoque hacia la accesibilidad desde un punto de vista legal de mero cumplimiento de un “checklist” a un marco de pensamiento que gire en torno a los derechos civiles. Cuando se aborda la accesibilidad como un derecho civil, disminuye la resistencia desde la comunidad universitaria y comenzamos a hacernos una serie de preguntas completamente distintas. «¿Cómo  garantizamos que todos los miembros de nuestra universidad cuenten con total acceso a una educación que es empoderadora y transformadora?», «¿Cómo hacer que el ambiente de nuestra universidad sea un lugar más justo socialmente hablando para todos los que en él laboran y aprenden?». Cuando comencemos a hacer preguntas más profundas, estaremos en mejor capacidad de aprovechar el espíritu de la accesibilidad y los principios del diseño universal para el aprendizaje[1], donde se respetan y se toman en consideración la diversidad y las distintas necesidades de aprendizaje de todos los estudiantes.

Desarrollo de una política

Marlene Zentz - UMOnline’s Senior Instructional Designer and Accessibility Specialist - University of Montana

Marlene Zentz – UMOnline’s Senior Instructional Designer and Accessibility Specialist – University of Montana

Para la Universidad de Montana y para muchas otras instituciones, definir una política de accesibilidad es ante todo la respuesta inicial a las realidades legales y sociales. En 2012, la Universidad de Montana formó un “Grupo de Tareas sobre Accesibilidad en la Tecnología y la Información” que comenzó a redactar nuestra Política sobre Accesibilidad en la Tecnología y la Información[2]. Esta política ofrece una orientación y directrices claras para nuestra universidad, y redactarla nos ayudó a dar forma a nuestra forma de pensar, además de permitirle a todas las partes interesadas en la institución defender sus ideas sobre lo que consideramos no solamente ideales importantes y nobles sino también elementos razonables y realizables. Considero que logramos incluir tanto el aspecto «idealista» como el «razonable» en el ámbito de nuestra política, y con ello elevamos los estándares dentro de nuestra universidad, al destacar en todo momento que la accesibilidad es una «responsabilidad compartida de la institución» y no solamente un tema que atañe a TI o la Oficina de Servicios de Apoyo al Estudiante con Discapacidad.

Educando a la comunidad universitaria

Otro paso importante en el camino hacia la accesibilidad consiste en educar a todos los miembros de la comunidad universitaria sobre el tema, y en ese sentido, nuestro mensaje general ha sido que – si usted diseña contenido accesible para los estudiantes con discapacidad, este mismo contenido ofrecerá una mejor experiencia de aprendizaje a todos los alumnos-. La verdadera clave para desarrollar una mejor sensibilización en su organización es la capacitación, y ello requiere tiempo y esfuerzo. Nuestro equipo global ha trabajado para ofrecer capacitación en diversos temas y en variedad de formatos. Algunos de estos programas son presenciales y otros son en línea, además existen recursos con el método de enseñanza a tiempo (just-in time) que garantiza el acceso de todos los estudiantes.

En primera instancia, existe una tendencia a asumir la accesibilidad como una iniciativa totalmente nueva. Es por ello que hemos unido este tema a otros aspectos que ya están asimilados en la universidad, como la misión y la visión de nuestra institución. Para la Universidad de Montana, los valores centrales giran en torno al liderazgo, el compromiso, la diversidad y la sostenibilidad, y deseamos que se entienda que la accesibilidad está íntimamente ligada con cada uno de estos valores. En este sentido, es clave conectar el aspecto de la accesibilidad con los principios fundamentales que ya se aplican en la universidad. ¡La accesibilidad no es un tema nuevo!.

Construcción de alianzas

Otro paso importante para lograr la accesibilidad es desarrollar alianzas sólidas, tanto dentro como fuera de la universidad. En el caso de la plataforma UMOnline, el trabajo en red con otras instituciones en el país aceleró nuestros procesos de adopción y nos ayudó a aprender de los esfuerzos adelantados por otras entidades. Al mismo tiempo, establecimos alianzas de trabajo con proveedores clave como son Blackboard y sus productos Blackboard Collaborate y Moodlerooms. Este tipo de alianzas les permiten a los educadores, a los usuarios de las tecnologías asistivas y a los diseñadores instruccionales realizar pruebas con los fabricantes de los productos para mejorar tanto la accesibilidad como la utilidad de  estos sistemas.

Como resultado de este tipo de colaboraciones con los proveedores y clientes, la Universidad de Montana y Moodlerooms trabajaron juntos en 2013 para crear el Moodle Accessibility Collaboration Group[3], un grupo internacional diseñado para mejorar la accesibilidad de la plataforma de código abierto, Moodle.

Esta alianza se mantiene y actualmente incorpora tanto a individuos como a universidades en todo el mundo para mejorar la accesibilidad.

Conclusión

Construir una iniciativa de accesibilidad puede parecer una labor abrumadora, pero es importante no paralizarse en la búsqueda del objetivo general. Siempre habrá nuevas tecnologías y nuevos desafíos, pero es importante comenzar a avanzar. Adoptar completamente la accesibilidad puede crear oportunidades prometedoras para su institución, y estoy segura que vale la pena el esfuerzo.

*Marlene Zentz es Diseñadora instruccional y Especialista en el área de Accesibilidad en la plataforma de la Universidad de Montana UMOnline, en Missoula, Montana.

_____

Referencias

[1] CAST (Centro de Tecnología Especial Aplicada). About Universal Design For Learning. Extraído de: http://www.cast.org/our-work/about-udl.html#.V-qkFJN97BJ

[2] Universidad de Montana. Plan de instrumentación de la EITA (Accesibilidad en la Tecnología Electrónica y de Información). Extraído de: http://www.umt.edu/accessibility/implementation/default.php

[3] Grupo Moodle de Colaboración para la Accesabilidad. Extraído de: http://collaborate.athenpro.org/group/moodle/