Por Juan Felipe Guerrero C.

Raleigh, NC, Estados Unidos

Entre 2004 y 2005, dos pares de estudiantes de la Harvard University crearon un sitio web que sirviera como espacio para que los alumnos de la universidad pudieran tener una comunicación fluida y compartir contenido de forma sencilla a través de Internet. Tal fue el éxito de su creación, que el sitio pronto dejó de ser para uso exclusivo de la red de Harvard, y su uso se extendió a cualquier usuario en el mundo. Eduardo Saverin, Dustin Moskovitz, Chris Hughes y Mark Zuckerberg crearon y fundaron Facebook, una red social en la que seguro usted está registrado, lo que lo convierte en uno de las casi 1.500 millones de personas que la componemos.

Facebook es tan grande, que aproximadamente un cuarto de la población mundial tiene una cuenta registrada a su nombre; Facebook es tan poderoso, que con más de 1.000 millones de usuarios únicos activos diarios, es la principal fuente de información de los seres que habitamos el tercer planeta del Sistema Solar.

Siendo así es muy fácil beneficiarse de las bondades que ofrece no solo Facebook, sino las redes sociales per se, si hablamos de mercados o industrias que estén vinculadas a Internet. Y la educación online, como es de esperarse, no es la excepción.

Foto AFP Travis Long Jane Bozarth (13)Jane Bozarth, para finales del siglo pasado, en sus estudios de especialización se percató de la nueva revolución en los métodos de enseñanza. Las universidades con más altos estándares de calidad en el mundo empezaron a subir contenidos y cursos a la red. Mientras el método y la forma del e-learning iba evolucionando, las herramientas sociales empezaron a ser parte importante para resolver situaciones y, con el tiempo, han ganado un lugar de privilegio. “Las redes sociales son la manera perfecta para extender lo que ofrece la educación online: es una forma de estar en contacto con los estudiantes antes, durante y después de las clases; estar en contacto con ellos mientras se ejecuta la implementación de un LMS”, dice Bozarth. “Es justo el apoyo necesario para llevar a otro nivel lo que necesita la industria. Te permite comunicarte con alguien que nunca has visto y tal vez nunca conocerás personalmente, que está a cientos de kilómetros de distancia, en una forma muy particular”.

Desde pequeñas y grandes corporaciones y empresas, universidades y colegios, diseñadores instruccionales, profesores y estudiantes, en gran medida utilizan formalmente las redes sociales como método para que la información, la opinión y el contenido educativo sea ofrecido en una manera sencilla, en teoría, pero eficiente, en la práctica.

Así como el cabello largo era para Sansón la fuente de su fuerza, para las redes sociales son las comunidades las que le otorgan su característica más trascendental. “Las redes sociales pueden ayudar a las personas a encontrar soluciones más fácilmente, dependiendo de la complejidad del caso”, me dice Jane. “Te pongo este ejemplo, Juan: necesito saber cómo crear tablas, hacer sumas automáticas, tabulaciones y otros procesos de ese calibre en Excel. La forma de saberlo, seguro sería asistiendo a un curso de 5 horas, presencial o virtual, en el que me expliquen a fondo cómo utilizar el software. Pero como yo quiero es saber hacer algo puntual y nada más, no me interesa convertirme en un profesional del software. Simplemente, a través de una red social, creo un debate público o hago un post y pregunto lo que necesito. Rápidamente, de mi inquietud se encargará la comunidad”.

Las redes sociales son la manera perfecta para extender lo que ofrece la educación online: es una forma de estar en contacto con los estudiantes antes, durante y después de las clases; estar en contacto con ellos mientras se ejecuta la implementación de un LMS.

Desde hace unos años, Jane y un grupo de colegas suyos decidieron crear #learnchat. Por medio de Twitter, una red social que funciona muy bien para el ‘social learning’, semanalmente, a una hora específica, bajo ese hashtag, se realiza un chat en el que se habla sobre cómo ayudar a las personas a utilizar de mejor manera las herramientas de las redes sociales enfocadas al aprendizaje online. Puntualmente, #learnchat fue pensado para entender y conocer cómo aprenden las personas y no sobre cómo deberíamos enseñarles, pues lo importante es la experiencia personal de sus participantes.

Comunidades que se crean a partir de un simple hashtag, o de grupos públicos o privados en Facebook, son el eje vertebral de las redes sociales enfocadas al e-learning. Pero la comunidad no lo es todo. También el mensaje y la audiencia son igual de preponderantes. “Depende de qué quieres contar, de cuál es tu meta; de cuál es tu audiencia, tu público”, cuenta Jane, quien tiene una sólida experiencia en el campo de más de 15 años. “Si yo solo quiero hacer un curso, y necesito un espacio en el que los estudiantes puedan comunicarse y compartir ideas básicas, eso puedo hacerlo en Twitter, LinkedIn o alguna herramienta interna. Pero si mi objetivo es generar una conversación participativa y cautivante, que incluya video o fotografías, el lugar sería Facebook Live, y lo complementaria con YouTube y Twitter, pero ya de manera personal, pues seguiría a personas, líderes en su campo, y afines a mis intereses de la clase para expandir el espectro informativo”.

Las redes sociales son un conglomerado de individuos que crean comunidades, con similares intereses, gustos y visiones. Su popularidad es tan tangible como el vaso de agua que tengo a mi derecha. Esta característica hace que las personas se sientan más a gusto a utilizarlas, así sea para propósitos académicos, pues hacen parte de nuestro diario vivir. Tal vez el único problema con el ‘social media’ es que a veces pueden dejar de ser lo que eran. “Solo una recomendación: no te enamores tan rápido de las nuevas redes que van apareciendo. En cualquier momento puede llegar un tonto adinerado, comprar la idea, la red y tergiversarla totalmente. Es bueno utilizar cosas que ya tienen su tiempo y espacio. Créeme, Facebook no va a desaparecer mañana que salga el sol”, concluye Jane.

*Foto principal por: 123rf, foto secundaria: AFP Travis Long

*Jane Bozarth – Experta en entrenamiento y capacitación en e-learning y social media