El acceso a la educación superior de personas con discapacidad puede abordarse teniendo en cuenta 2 realidades:

Primera:

Sus beneficios: Acceder a la educación superior es una oportunidad para que jóvenes y adultos (sin importar ningún tipo de condición) obtengan y contribuyan con beneficios socio-culturales y económicos a nivel individual y a nivel de sociedad. Dentro de los que se destaca:

  • Mayor cohesión social y tolerancia
  • Disminución de delincuencia y delitos
  • Estabilidad política
  • Mayor y mejor capital social
  • Crecimiento económico
  • Mayor productividad laboral
  • Mayor actitud emprendedora
  • Mejor calidad de vida

Entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial aseguran que la inclusión de los niños y adultos con discapacidad (un 15% de la población total[1]) en el sistema educativo es importante por cuatro razones[2] principalmente:

  • La contribución en la generación de bienestar y la formación del capital humano
  • Los altos costos económicos y sociales de la exclusión de las personas con discapacidad de los mercados laborales
  • La dificultad para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible
  • El cumplimiento con lo dispuesto en la convención internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Segunda:

La educación es un Derecho. Así lo plasmó La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su Artículo 26. Los gobiernos como instituciones educativas deben romper cualquier barrera que dificulte el acceso a la educación de sus ciudadanos. Si bien hay sistemas como el estadounidense o el francés que tienen políticas de acción muy claras, es necesario fomentar globalmente tanto la inclusión de personas con discapacidad en ambientes educativos como el diseño y la construcción de entornos completamente accesibles.

Educación superior en línea y accesibilidad

El acceso universal a la educación se apoya en gran parte en el e-learning, pues

por naturaleza es inclusivo gracias a que es flexible en tiempos, costos y desplazamientos. Asimismo, el e-learning se integra fácilmente con tecnologías accesibles que facilitan los procesos de aprendizaje de las personas con discapacidades

Apoyados en un estudio realizado por el South Carolina Technical College System identificamos 3 claves[3] para promover la accesibilidad en educación superior en línea y dar una experiencia enriquecedora al estudiante con discapacidad.

  1. El Hardware, el Software y el Contenido deben funcionar juntos y con armonía

Tanto los profesores como los desarrolladores de tecnología deben tener la consciencia de que toda iniciativa que emprendan debe ser accesible para estudiantes y usuarios con alguna discapacidad. Hay tres agentes que se deben tener en cuenta en todo momento:

  • Hardware: computadores, tabletas, teléfonos inteligentes, los cuales traen incorporadas funcionalidades de accesibilidad.
  • Software: programas, herramientas y plataformas amigables con la accesibilidad. Es importante formar a los profesores en el uso de estas herramientas y de cómo configurarlas para que sean accesibles. También es importante que los instructores conozcan cómo y con qué tecnologías asistivas se complementan los software.
  • Contenido: debe ser accesible por lo que debe ser fácil de procesar con tecnologías asistivas, como lectores de pantalla. El contenido se debe caracterizar por la riqueza de opciones que presenta, ejemplo: todas las imágenes deben llevar “Alt Text” con la descripción de lo que se ve, debe haber una jerarquía en la estructura, se deben utilizar fuentes legibles, debe haber equilibrio en los colores, los videos y audios deben contar con subtitulación y transcripción, entre otros.
  1. Diseñar los cursos según los perfiles de las personas

Tener en un curso estudiantes con alguna discapacidad requiere por parte del docente ciertas habilidades para brindar una asistencia apropiada.

Si previamente se hace un estudio de los perfiles de las personas con discapacidad las probabilidades de que ellos tengan éxito académico van a aumentar. Para los diseñadores instruccionales es ventajoso contar con estos perfiles pues al momento de estructurar un curso lo podrán hacer previniendo la creación de barreras.

Una actividad recomendada para hacer los perfiles de las personas y entender sus necesidades es registrar y comunicar información como:

  • Rango de edad: para conocer el nivel de estudios y sus expectativas de aprendizaje.
  • Tipo de discapacidad: si son visuales, auditivas, del habla, cognitivas, motoras o psicológicas.
  • Gustos y preferencias: para apoyar la estrategia de enseñanza y promover el éxito académico
  • Problemas del entorno: conocer con qué problemas del entorno se enfrentan las personas mitigará la posible creación de brechas
  • Tecnología y ambiente de aprendizaje: para evaluar cuál es la mejor opción de herramientas de enseñanza y aprendizaje. En el caso de un LMS, conocer el alcance de los recursos, las actividades, las evaluaciones y verificar que todos los elementos sean accesibles.
  1. Implementar las reglas del diseño universal

El aprendizaje en línea tiene entre tantas ventajas que las personas con discapacidad no estén forzadas a revelar su discapacidad en caso de lo que  no lo deseen. Por ello, el diseño de tecnologías, de programas y cursos y de contenidos debe estar guiado por los principios del diseño universal, estos son:

  1. Uso equitativo: que todos lo podamos usar
  2. Flexible: que se acomoda según las preferencias y habilidades de las personas
  3. Simple e intuitivo: que sea fácil de entender
  4. Bajo esfuerzo físico: que sea cómodo y no genera ninguna clase de cansancio
  5. Información perceptible: que comunica de manera eficaz
  6. Tolerancia al error: que se minimizan los riegos de equivocación
  7. Tamaño y espacio ideal: para que la manipulación de un dispositivo sea positiva teniendo en cuenta cualquier condición de una persona

Las instituciones educativas de todas partes del mundo tienen el compromiso con sus sociedades de promover el acceso a la educación superior y de contar con toda una estrategia de accesibilidad, ya se obedeciendo a una política institucional o a una gubernamental. El reto está en construir sociedades inclusivas, en las que prevalezca la igualdad de oportunidades y las posibilidades de participación en los entornos.

—-

[1] World Health Organization. 10 datos sobre la discapacidad. En: http://www.who.int/features/factfiles/disability/facts/es/. Consultado el 7 de septiembre de 2016.

[2]World Health Organization. Disabilities World Report. Chapter 7, Education. En: http://www.who.int/disabilities/world_report/2011/chapter7.pdf?ua=1. Pg: 205. Consultado el 20 de septiembre de 2016

[3]2015 ROADMAP TO WEB ACCESSIBILITY IN HIGHER EDUCATION. South Carolina Technical College System.  En: https://www.sctechsystem.edu/downloads/web-accessibility/2015-Roadmap-to-Web-Accessibility-in-Higher-Education.pdf. Consultado el: 20 de septiembre de 2016