Por: Ángela Palacios

São Paulo, Brasil

La tecnología ha cambiado la manera en la que actuamos, pensamos y vemos diferentes aspectos de la vida, uno de los cuales es la educación. Este es el caso en UNASP (Centro Universitario Adventista de São Paulo), que ha expandido las experiencias de aprendizaje a plataformas de E-learning, en este caso específicamente a Moodlerooms.

UNASP es un establecimiento de educación superior que ha existido durante más de 100 años, y que tiene cuatro campus en São Paulo: São Paulo (sede central), Engenheiro Celho, Hortolandia y adicionalmente, el campus virtual. Cada una de estos ofrece una gama de cursos técnicos, de pregrado y de postgrado.

Su filosofía se basa en el respeto y el fomento de las creencias adventistas, y cubre áreas mucho más amplias del conocimiento, como el balance espiritual, intelectual, físico y social a través de la fe en Dios y el respeto por la dignidad de los seres humanos.

ValcenirEl plan de estudio tiene el objetivo transversal de promover la excelencia académica sin pasar por alto los valores, la justicia y la responsabilidad. Y aunque se puede pensar que estos preceptos dictan estrictamente el contenido educativo de la universidad y sus metodologías de enseñanza, la UNASP se jacta sobre sus estrategias digitales innovadoras.

Por ejemplo, empezó a ofrecer cursos a distancia, un reto que, según el director del Campus Virtual, Valcenir do Vale Costa, los alienta a salirse de los paradigmas que se han establecido acerca de la educación en Brasil y en otras partes del mundo, donde el profesor es la figura principal de un aula porque es “quien tiene el conocimiento y lo sabe todo”.

Esta manera de pensar cambia mucho con la educación a distancia porque la atención reposa sobre el estudiante, quien tiene un rol más activo y participativo con el contenido. Este método de enseñanza ha ido desbancando el mito de que la calidad de la educación que un estudiante recibe no es la misma si no tiene a un profesor cara a cara, y lo han logrado mostrando los resultados alcanzados desde 2005, cuando la educación a distancia se introdujo apoyada por la plataforma de Moodlerooms.

La tecnología no va a reemplazar al profesor, pero si el profesor no busca llevarse bien con la tecnología se encontrará por fuera del aula de clase,

Esta alianza ha sido parte fundamental del proceso, porque es “el canal de comunicación entre el instituto y el estudiante, más que un lugar donde se sube todo el material”, explica Valcenir.

Actualmente los estudiantes pueden terminar el 20% de su carga académica en la plataforma virtual. Hay aproximadamente 15.000 estudiantes que están tomando las clases presenciales y que también están inscritos en diversos programas a distancia, y 300 estudiantes que están en cursos de posgrado. Adicionalmente, hay cursos de bajo costo para cualquiera que esté interesado en educación a corto plazo (de 10 a 40 horas).

El uso de diferentes recursos de la tecnología para la educación ha permitido que haya nuevas oportunidades de aprendizaje, cooperación y participación en la universidad. Brasil también se beneficia de este método, porque la enseñanza y la educación se democratizan y muchas cosas de las que previamente no se hacían, en este momento se están logrando. También ha logrado beneficios a largo plazo, porque las distancias en São Paulo son muy grandes y cuando una persona se ve obligada a ir de su casa, al trabajo y luego a la universidad y viceversa, moverse puede ser complicado, mientras que con el e-learning las agendas individuales se pueden manejar más fácilmente.

Educación en línea

El cuerpo docente estuvo un poco reacio cuando empezaron a implementar el proyecto en la UNASP porque era algo tan nuevo que no estaban seguros de con qué lidiaban. Sin embargo, entre más se desarrollaban las clases virtuales, sus percepciones cambiaron radicalmente. Tres elementos clave empezaron a darse: poder tener, dominar y poder hacer un uso adecuado, ideal y armonioso de las herramientas digitales.

Cada profesor se está capacitando y constantemente aprendiendo y conociendo sobre las aplicaciones y cualquier otro asunto digital, porque “la tecnología no va a reemplazar al profesor, pero si el profesor no busca llevarse bien con la tecnología se encontrará por fuera del aula de clase”, dice Valcenir.

Cada esfuerzo, por ende, se está haciendo para tratar de capacitar y motivar a todo el profesorado y para asegurar que estén totalmente al tanto y que entiendan todas las posibilidades que les ofrece la tecnología en cuanto a los resultados positivos y los procesos educativos.

¿Dónde está la UNASP en comparación con otros institutos?

Hay una gran diversidad en el campo educativo en Brasil y muchas universidades ya habían empezado a implementar la educación virtual antes de que la UNASP tomara la decisión de hacerlo. Por esa razón, han tomado todas las ventajas que esto les brinda y han podido aprender de los procesos utilizados en otras universidades, y por ende han podido mejorar y garantizar la calidad de sus programas.

*Valcenir do Vale Costa, Director del campus virtual, Centro Universitario Adventista de Sao Paulo.

Foto por: AFP Miguel Schincariol