Por: Gabriella Restrepo

Hong Kong SAR, China

Desde 2004, la Independent Schools Foundation Academy (ISF), una escuela privada localizada en Hong Kong, se ha enfocado en brindar una educación inmersa en la cultura china, acentuando la consciencia global. El objetivo es asegurarse de que los estudiantes del colegio tengan una conexión muy cercana con su identidad china, sin pasar por alto la diversidad y el valor de las otras culturas.

Siendo un colegio que va desde pre kínder hasta el curso 12, todas las clases se dictan en puntonghua (también conocido como chino mandarín) y en inglés, utilizando la metodología de la indagación y el aprendizaje colaborativo, algo que resulta muy interesante en un entorno tan altamente competitivo como lo es el mercado educativo de Hong Kong.

Pero estos objetivos no se alcanzan fácilmente, a menos que se tengan las herramientas adecuadas. La educación es un camino que ha cambiado en los últimos años y tanto los estudiantes como los profesores están demandando mucho más.

Enfrentándose a los nuevos retos de dar una educación de alta calidad mientras también se cubre una gran variedad de tipos de aprendizaje, necesidades y culturas, la ISF reconoció que necesitaba herramientas flexibles que fueran capaces de encajar con estas demandas. Después de hacer una investigación y evaluar diferentes plataformas, decidieron que Moodlerooms era la única que satisfacía sus necesidades.

Foto AFP Jayne Russell - Sean Moran The Independent Schools Foundation Academy (21)Esta tecnología es utilizada por cada miembro de la ISF, desde el más joven hasta el que está a punto de graduarse, así como también por todos los profesores. A los niños de primaria se les facilitan iPads, computadores portátiles y computadores de mesa, mientras que a los estudiantes de bachillerato (curso 6 a 8) se les requiere que compren un Mac Book Air o Pro de 13 pulgadas de Apple. La academia ISF encontró que un portátil personal hace que los estudiantes tengan más responsabilidad en su cuidado y se convierte en un apoyo en su aprendizaje más cercano. Los estudiantes Senior (grado 9 a 12), que son más maduros y también más aptos en cuanto a la tecnología, tienen un programa BYOD (traigan sus propios equipos, por sus siglas en inglés), y se les permite comprar cualquier portátil (Windows o Apple) que se les adapte mejor a sus necesidades individuales.

“Usar la tecnología con la educación es increíble”, dice Sean Moran, director de Tecnología Educativa en la ISF, “pues les permite a los profesores ofrecer una gran variedad de recursos digitales que mejoran el aprendizaje en el aula de clases”. Sin embargo, Sean también encontró que sus profesores están luchando con la organización y con compartir los recursos, y tuvo muchos problemas al principio logrando que enviaran su trabajo.

Moodlerooms resolvió este asunto. “Nuestra plataforma de Moodlerooms se lanzó hace tres años y desde entonces ha sido el eje de todos nuestros esfuerzos digitales. Es una plataforma muy fácil de utilizar, en la que los recursos de cualquier tipo, sean documentos, PFD, audio y muchos otros, se pueden compartir con los alumnos de manera muy simple. Además, los profesores pueden compartir links los videos o de las páginas que utilizan para que los estudiantes las puedan consultar más adelante”.

En el caso de los estudiantes más jóvenes, los padres están muy involucrados en la educación de sus hijos. La ISF quería tener una herramienta para que los padres con hijos en primaria pudieran acceder a los recursos que los profesores querían que utilizaran en las tareas. Según Sean, esta es una de las razones principales por las que decidieron implementar Moodlerooms en la escuela primaria. A medida que los estudiantes crecen pueden trabajar con el objetivo de volverse más independientes.

Moodlerooms, por ende, es el sistema de gestión de aprendizaje (LMS) perfecto para manejar los contenidos de los cursos. Los estudiantes y profesores tienen una sola plataforma que es familiar y consistente. Una vez que un estudiante inicia sesión y accede a sus cursos, el profesor los puede llevar a cualquier lugar que quiera. Los estudiantes se han familiarizado tanto con el diseño de la página que ya no necesitan aprender a utilizar una nueva herramienta cada vez. Adicionalmente, Moodlerooms ofrece suficiente flexibilidad a sus usuarios para conectarlos a una gran variedad de herramientas adicionales que puedan llegar a necesitar.

Aunque que Moodlerooms se utiliza mucho en la escuela primaria, en la ISF la mayoría de los cursos disponibles en la plataforma son para estudiantes de bachillerato y senior (del grado 6 al 12). Estos cursos incluyen ciencias, matemáticas, humanidades, chino e inglés, y ellos los profesores utilizan recursos como exámenes, tareas, asistencia y calificaciones, todo en un solo lugar para hacer que el manejo de sus clases sea más fácil.

Adicionalmente, dentro de los cursos que se encuentran en Moodlerooms hay unos especiales de apoyo profesional para el desarrollo del profesor, desde cómo utilizar Moodlerooms, Google Apps y los iPads para que aprendan a manejar el sistema de gestión de aprendizaje. Incluso, hay un curso especial para los nuevos profesores como una ayuda en su mudanza a Hong Kong.

Escoger un sistema de gestión de aprendizaje no es una tarea fácil y cuando la ISF lo hizo tuvo muchos factores en cuenta: la flexibilidad, la extensibilidad, la facilidad de uso, el costo y el apoyo. Lo que le dio el punto de éxito a Moodlerooms es que trabajan muy de cerca con la comunidad de código abierto que apoya y desarrolla la plataforma de Moodlerooms. Se dieron cuenta de que si había algún problema o si surgía una idea nueva, la plataforma de Moodle era suficientemente flexible como para permitirle a gente externa que creara soluciones y poder compartir aquellas soluciones para que el resto de los usuarios pudieran beneficiarse. “Otras plataformas tienen muy buenos recursos y apoyo técnico también, pero generalmente tienes que pasar por muchos procesos y tienes que pagar por que te den una solución, y eso hace que se vuelva un problema grande y complejo”, dijo Sean.

Moodlerooms, por ende, es el sistema de gestión de aprendizaje (LMS) perfecto para manejar los contenidos de los cursos.

Construir un sentido de comunidad grande es uno de los objetivos principales de la ISF. Ellos consideran que los estudiantes, los profesores, el personal, los directivos y los padres son todos participantes equitativos en una comunidad de aprendizaje donde la búsqueda del conocimiento se valora y se apoya por todos sus miembros. Moodlerooms es ideal para ellos porque ser capaz de conectar a toda su comunidad de profesores, compañeros y expertos realmente ayuda a que la academia crezca, se desarrolle y pueda innovar.

En el mundo actual debemos trabajar todos juntos, ayudar en una comunidad, colaborar unos con otros, compartir, dar y recibir; y “Moodlerooms encarna la filosofía que le estamos tratando de enseñar a nuestros niños”, concluye Sean.

*Sean Moran, director de la tecnología educativa, The Independent Schools Foundation Academy.

Foto por: AFP Jayne Russell