Por: Catalina Sánchez Montoya

Hong Kong SAR, China

Andrew Chiu es el líder de una serie de cambios digitales y estructurales que se están gestando en su academia, la American International School Hong Kong (AIS HK). La meta es transformar la forma de enseñar y de aprender, para que el proceso educativo sea más eficiente, relevante, e incluso divertido. E-Learn Magazine habló con Chiu para profundizar en el tema.

En Hong Kong, el sistema escolar local y el inspirado en el británico son los . más populares. Por eso, parte del éxito de la American International School Hong Kong radica en que su método es muy similar al norteamericano: se dividen en Elementary, Middle School y High School; en este último la graduación depende de la obtención de un número determinado de créditos.

El perfil de los estudiantes es muy diverso, pero sin duda todos tienen algo en común: desean tener otro enfoque educativo que vaya más allá de los cursos tradicionales de ciencias naturales, sociales y matemáticas. Asimismo, tienen la expectativa de clasificar en universidades top del mundo, por lo que el acompañamiento particular de la escuela resulta bastante enriquecedor. Esa promesa, de hecho, es parte de su éxito. Por ello y ante la inminente necesidad de implementar nuevos recursos académicos y tácticas didácticas, la escuela ha planteado nuevos objetivos para proporcionarles a sus alumnos una educación práctica, innovadora, oportuna, valiosa y ante todo, integral.

Hablamos de este importante proceso de cambio directamente con uno de sus líderes, Andrew Chiu, el Coordinador de Tecnología Educativa de la escuela, quien explica los retos, objetivos y el espíritu detrás de la iniciativa.

E-Learn Magazine: ¿En qué consiste esta fase de transformación?

Andrew Chiu: Tenemos una serie de objetivos basados en los cambios que queremos lograr a nivel interno. Y no es porque estemos siguiendo una tendencia mundial, sino porque vemos que el aprendizaje puede llegar a ser más efectivo y divertido. Lo más importante para nosotros es modificar la manera en la que las personas enseñan y aprenden. ¿Cómo? Fortaleciendo el networking, superando las barreras de comunicación entre maestros y aprendices, dejando de ser profe-céntricos para ser más estudiante-céntricos. Otro tema clave es pasar de ‘consumir’ significados y conceptos a ‘construir’ significados y conceptos. Y por último, y uno de los puntos más importantes es lograr el paso de un enfoque individual a grupal.

E.L.M.: ¿Por qué este último es tan importante?

A.C.: Está comprobado que una de las habilidades clave para lograr el éxito y la realización personal y profesional es el trabajo colaborativo. En la ‘vieja escuela’, un estudiante puede recibir las mejores notas del curso gracias a su esfuerzo individual. Pero creo que eso está cambiando. La idea de que podemos ser exitosos porque trabajamos juntos nos da la posibilidad de aprender a fallar y de apoyarnos en los compañeros. En medio de una cultura como la actual, es importante poder hablar sobre nuestros retos y ser más abiertos a la posibilidad de aprender de otros.

E.L.M.: ¿Las herramientas virtuales son indispensables para que los estudiantes clasifiquen a las universidades top del mundo?

Andrew_ChiuA.C.: Sí tiene que ver. De hecho, empezamos a implementar en forma el tema de las plataformas tecnológicas apenas este año. En 2015 ni siquiera teníamos acceso ilimitado a WiFi para Middle School y High School. Hoy en día, sí. Y en una clase cualquiera, la mayoría de los estudiantes están trabajando en sus computadores. Vimos la necesidad y reconocimos que hay nuevos enfoques que deben ser abordados. Gracias a ello, nuestros estudiantes ahora son más rápidos para resolver pruebas, buscan apoyo en Google y le dedican más tiempo y energía al trabajo colaborativo. Ya no hay que recordarles sus tareas, son más responsables, tienen mayor sentido de pertenencia y, algo importante: tienen una audiencia. Sus tareas y trabajos ya no van al profesor en un papel ‘privado’, sino que están disponibles para que sus compañeros, e incluso padres, las vean. Eso es motivador y marca la diferencia en términos de aprendizaje. Ahora es más relevante y al mismo tiempo, implica mayores retos para los colegios.

E.L.M.: ¿Cuál es la importancia de las herramientas digitales y de los ambientes online en AIS HK?

A.C.: Nos han abierto a un mundo de oportunidades. En el pasado, cada estudiante haría un proyecto, tendría acceso a información offline y para el profesor era imposible tanto apoyar como supervisar las fuentes y métodos de búsqueda. Ahora hay mucha más ayuda, más acceso a la información correcta. Otra cosa importante es que los estudiantes pueden elegir entre varios proyectos, lo que hace posible que el aprendizaje sea significativo para ellos. Antes, si había que plantear una reflexión, al que le gustaba escribir, ‘se destacaba’ entregando el ensayo. Hoy en día, hay otras formas de plantear debates y conceptos, desde cada proceso de entendimiento: sea video, webpage, animación o hasta una canción.

E.L.M.: ¿Cuál ha sido el papel de Moodlerooms en esta fase de transformación?

A.C.: Utilizamos Moodlerooms en los grados de 6 al 12. Cada grupo tiene acceso a un curso, en donde se pueden ver las tareas y feedbacks de los profesores. Los cambios más visibles que hemos notado con el uso de Moodlerooms, acompañado de las herramientas de Google, son la posibilidad de que el estudiante tenga un feedback inmediato, que participe activamente del trabajo colaborativo, que haya acceso a un diálogo permanente entre todos y que pueda exponer sus tareas, ensayos, dudas o comentarios. Hemos tenido tanto éxito que compartimos nuestra experiencia de Moodlerooms con otras instituciones académicas de la región. Creo que incluso ha sido importante en la medida en la que hemos retado a Moodlerooms; conforme a las necesidades internas de cada curso, hemos tenido que innovar la manera de usar Moodlerooms para que se ajuste a nuestros procesos de aprendizaje.

E.L.M.: ¿Cuál es el siguiente paso?

A.C.: Estoy emocionado de ver hacia dónde va nuestra escuela. Los cambios están siendo abordados con mucho profesionalismo y el hecho de que los profesores se sienten empoderados para marcar la diferencia es esencial. Creo que la actitud y la seriedad empata perfectamente con los objetivos. Lo más emocionante no solo se limita al tema virtual. Sí: tenemos a Moodlerooms, nuestro sistema, las herramientas de Google, pero la transformación es el resultado de una combinación de los cambios físicos –de infraestructura–, virtuales y de la mentalidad de los educadores. Todo eso va de la mano.

*Andrew Chiu, Educational Technology Coordinator, American International School Hong Kong.

Foto por: AFP Isaac Lawrence