Por: Juan Felipe Guerrero C.

Minneapolis, MN, Estados Unidos

Es curioso. Por lo general, cuando te dicen que alguien es experto en usabilidad y diseño instruccional y educacional, no es fácil establecer el tipo de persona con la que te vas a encontrar. “La única cosa que debes aprender a tolerar aquí, es el invierno. La ciudad se pone muy, muy fría durante esos meses”, entre risas, nos dice Julie Dirksen, apenas nos estamos acomodando en la sala de su casa.

Julie es estratega de diseño instruccional y educacional, oriunda de Minneapolis, ciudad de la que está completamente enamorada por su atmósfera artística, aunque no le agrada mucho cuando en invierno la temperatura cae muy por debajo de los cero grados Fahrenheit.

Escuchar hablar a Julie, sin importar es sobre lo mucho que disfruta salir un fin de semana a recorrer el malecón sobre el Mississippi, que está a unos cinco minutos de su casa; o de su gusto por el acuarela y los museos; o de su pasión por el diseño instruccional y el e-learning, te das cuenta que es una persona alegre y pasional.

Desde hace dos décadas, uno de los intereses más grandes de Julie fue la usabilidad y el diseño instruccional. Por esos días, trabajaba en un call center, en el área de servicio al cliente, colaborando con temas de capacitación y entrenamiento. Pero fue solo hasta hace seis años que decidió emprender el camino de la independencia y dedicarse de lleno a su pasión. “Ya sabes, mi día no es muy ortodoxo: no tengo compañeros de trabajo en un sentido tradicional, hay muchas conferencias virtuales, muchos clientes a los que nunca les he visto la cara, correos electrónicos, y otras cosas”, nos cuenta Julie.

Haberse graduado de la Indiana University en ‘Tecnologías Instruccionales’ le ha abierto un sin numero de puertas en este campo a Julie, lo que la convierte en una fuente de autoridad en temas relacionados: es creyente de que en su campo hay varios problemas, entre esos la falta de una retroalimentación de peso. “Nosotros no siempre sabemos qué funciona y qué no; por ejemplo, podríamos crear un muy buen entrenamiento para el equipo comercial, pero no sabríamos si esa fue la razón para el incremento de las ventas. Es difícil medir el éxito de nuestro trabajo”, concluye. Y es que claro, el entrenamiento y el aprendizaje no siempre es la respuesta a los problemas de usabilidad. “A veces es un problema motivacional en vez de un problema de conocimiento”.

Aunque también es un problema de atención, nos diría su perro, si pudiera hablar, quien no ha dejado de husmear desde que entramos en la propiedad. “Tengo que sacar al baño a Max”, sin dejar de reír, nos dice Julie.

Recorriendo un par de calles fuera de su casa, ahora entiendo realmente a qué se refería con el paseo por el malecón. En solo cinco minutos, sientes como si pasaras del caos de la ciudad a la tranquilidad del campo. Incluso los aromas cambian. Es una sensación envidiable.

Y es igual de notorio el disgusto que tiene Julie con las tendencias del diseño instruccional. “Creo que no hay mucha enseñanza a la gente nueva que quiere abordar este tema”, afirma ella, con cierta rabia pero con evidente deseo de cambiar esta noción. Una de las cosas en las que Julie ha estado trabajando los últimos años es en tratar de transformar las buenas prácticas instruccionales en guías esenciales para alguien que quiere entrar en la industria y no tiene mucho conocimiento previo. Precisamente, una vez hemos regresado del paseo matutino con su amigo de cuatro patas, mientras le suelta el collar al schnauzer y lo deja libre dentro de la casa para que tome un poco de agua, Julie se acerca a su biblioteca y me muestra un libro de su autoría: ‘Design for How People Learn’. “Una de las metas que tuve cuando lo escribí era ayudar a las personas a que no solo supieran qué hacer en términos de diseño instruccional, sino a que entendieran la razón de por qué y para qué hacerlas”, cuenta Julie. Enseña la contraportada, cierra el libro y dice: “Si la gente puede entender eso, seguro podrán tomar mejores decisiones”.

No es un secreto que mucha de la bibliografía sobre usabilidad y diseño instruccional es muy técnica y compleja. No hay muchos libros accesibles, y ese es uno de los objetivos de Julie: replantear la forma en que se escribe sobre estos temas en e-learning. “Una de las maneras para atacar este problema es utilizar un lenguaje conversacional, a pesar de que estés hablando de un asunto netamente técnico”. Claro, hay muchas palabras técnicas que no pueden omitirse, debido a la carga cognitiva, pero el lenguaje y el discurso puede cambiar. “La gente no utiliza contracciones, no se dirigen directamente al lector (…) podemos hablar de manera profesional, pero un lenguaje formal en exceso resulta difícil de procesar, y eso puede interferir con el aprendizaje”, concluye Julie.

Y sí. Afortunadamente nuestro encuentro con Julie Dirksen no fue en invierno, seguro las bajas temperaturas aburrirían el encuentro. Aunque tal vez no hubiera importado mucho. Después de todo, si podemos comprender que el lenguaje del diseño instruccional no necesariamente tiene que ser complejo, aguantar un poco de frío no es tan difícil.

*Julie Dirksen – Experta en usabilidad y diseño instruccional y educacional

Fotografía: Julie Dirksen