Por: Catalina Sánchez

El Cairo, Egipto

Saber un segundo o tercer idioma es casi que un imperativo en plena globalización. Oportunidades académicas, mayor competitividad laboral e inclusive, mejor desarrollo cognitivo hacen parte de las ventajas de ser multilingüe.

Hoy en día, existen alrededor de siete mil lenguas distintas en el mundo. En medio de ese número astronómico, el árabe se sitúa de quinto dentro del Top 10 de los idiomas más populares, con una cifra estimada de 300 millones de hablantes nativos. No es fortuito entonces, que cada día más personas estén interesadas en estudiarlo.

Omar_ELKheshenEl problema es que aprender un idioma –y más aún si es tan complejo como el árabe-, requería hasta hace una década una terna indisoluble: dinero, tiempo y desplazamiento. Con la democratización del internet y la implementación de herramientas virtuales (como Moodlerooms), hemos entrado en una Nueva Era de Aprendizaje. Ya no es necesario estar presente en un salón de clases, reacomodar el horario de trabajo ni descompletar los ahorros. Ahora, lo único indispensable para formarse son las ansias de hacerlo.

Justamente, basándose en esa visión, se crea en Egipto la Arab Academy, una corporación privada e independiente cuyo objetivo es promover la lengua árabe, además de valores, ética profesional y habilidades en los negocios, mediante el aprovechamiento de herramientas virtuales y tecnológicas.

Su éxito es rotundo. Actualmente, Arab Academy cuenta con 90 mil estudiantes, de diferentes países. La mayoría de ellos tiene algún tipo de conexión con el mundo árabe: por un lado, están aquellos provenientes de Estados Unidos y/o Canadá, que tienen tradición musulmana; también se encuentran los que necesitan perfeccionar el idioma por alguna razón académica, profesional y/o política y por último, los no nativos, que simplemente desean tener un acercamiento como principiantes.

¿Y por qué elegir Arab Academy?

Omar El Kheshen, managing director de la academia, le contó a E-Learn Magazine, las 10 razones por las cuales una persona, amateur o nivel avanzado, debería enrolarse en uno de los cursos de la plataforma. 

  1. La experiencia: Arab Academy es una de las compañías que se destaca en el mercado. Pocos ofrecen buenos programas académicos de la lengua árabe en relación costo, tiempo, calidad y beneficio.
  2. Es económico: depende del curso, pero el más ‘costoso’ del portafolio ronda los 100 dólares mensuales, es bastante asequible.
  3. Tecnología: Moodlerooms le da ese toque práctico y ágil a la interfaz de los cursos, haciéndolos más llevaderos para los estudiantes.
  4. Variedad: no importa si una persona nunca ha tenido contacto con el idioma árabe. Hay varios niveles de intensidad, así como diferentes tipos de cursos: Modern Standard Arabic, Egyptian Colloquial Arabic e Islamic Arabic. Cada uno corresponde a las necesidades particulares y al perfil de los polifacéticos estudiantes.
  5. Tutoría personalizada: hay una opción de one on one speaking que permite que una o dos veces a la semana, los estudiantes tengan conversaciones personalizadas con los profesores. Además, tienen acceso permanente a ellos a través los chatboards y/o direcciones de correo electrónico.
  6. Interacción: uno de los lemas de la academia es que los estudiantes ‘aprenden haciendo’. No escuchando ni viendo videos. Hay actividades interactivas, que los ponen a prueba todo el tiempo, garantizando su reclutamiento y disminuyendo la tasa de desertores, muy común en otras academias de idiomas donde los métodos de aprendizaje no están a la vanguardia.
  7. Flexibilidad horaria: no hay clases fijas, horarios determinados, ni límites de tiempo para completar los cursos. Todos tienen libertad y van a su ritmo.
  8. Calidad: los profesores son elegidos cuidadosamente, tienen una formación estricta y completa.
  9. Transparencia: otro de los asuntos importantes es que los programas no dan pie para que se filtren opiniones gubernamentales y/o culturales. Está totalmente prohibida la promoción de temas polémicos que tengan que ver con religión o política.
  10. Formar equipo: para El Kheshen, este es uno de los puntos más importantes. “Los estudiantes están en contacto permanente no solo con los profesores sino también con otros compañeros. No tienen que atravesar solos el viaje de aprender un nuevo idioma, sino que hacen parte de una comunidad”.

Los testimonios valen más que mil palabras…

“La Academia Árabe tiene un buen plan de estudios para aprender el idioma. Así puedo mejorarlo a través de una página web en la que se explica todo mediante dos lenguas: inglés y árabe. La Academia tiene excelentes maestros con un talento especial para hacer del proceso de aprendizaje más entusiasta”, Dr. Windratmo Suwarno, Primer Secretario de la Embajada de Indonesia en Cairo.

“Fue una buena decisión: han sido casi cuatro meses desde que entré en este gran curso de línea en, y mi experiencia hasta ahora ha sido fantástica. Empecé a nivel principiante (árabe 101) y te puedo decir mi progreso se ha acelerado increíble. Me encanta, porque me permite estudiar a mi propio ritmo y lo que es más importante. ¡EN CUALQUIER MOMENTO! Los maestros son increíblemente pacientes, competentes y están dispuestos a ayudar. En realidad, todo el personal es de mucho apoyo. No hay duda de que voy a seguir estudiando en la Academia Árabe hasta que domine el idioma; Insha’Allah!”, Dragana Selakovic, Slovenia.

*Omar El Kheshen, managing director Arab Academy.

Fotos por: Pedro Costa