Por: Christina Gómez Echavarría

Londres, Reino Unido

Phillip Miller es Vicepresidente Internacional de Servicios de Código Abierto de Blackboard. Trabaja en Moodlerooms, el producto principal de código abierto de Blackboard, desde hace más de 10 años. Phillip trabaja con más de 1.500 clientes de Moodlerooms en todo el mundo y ayuda a diseñar el mapa de ruta de esta plataforma.  De esta manera, las organizaciones que trabajan con Moodlerooms son capaces de alcanzar sus objetivos de enseñanza y de aprendizaje.

“El código abierto es importante en la educación. Pienso que la filosofía de código abierto se aproxima a la de investigación abierta, interacción abierta y diálogo abierto en la educación”, explicó Phillip. Reconoce que son los maestros quienes enseñan y los estudiantes quienes aprenden. Sin embargo, Moodle funciona como una herramienta, como un vehículo que facilita la educación en el mundo de hoy. “Nuestra perspectiva con respecto al aprendizaje es que apoyamos a los maestros y a los estudiantes en el campo, con el fin de ofrecerles mejores experiencias de enseñanza y de aprendizaje”.

Una de las herramientas más recientes que se encuentra disponible en Moodlerooms es X-Ray Learning Analytics. Cuando los maestros enseñan en una aula física, saben en tiempo real quién está poniendo atención, quién está participando y quién no. Sin embargo, parecería imposible saber todo esto en una aula virtual. Con X-Ray Learning Analytics, los maestros cuentan con varios indicadores sobre sus estudiantes, tales como su actividad y su participación, además gracias al análisis língüistico se puede medir el nivel de pensamiento crítico de los estudiantes. Así, mediante el uso de todos estos datos se puede predecir los niveles de actividad y compromiso, hasta tal punto que se puede sugerir las notas finales de cada estudiante.

“Blackboard, en su deseo de convertirse en un líder global de la educación, se dio cuenta de que si quiere impactar en la educación, tiene que formar parte de ese movimiento. No hay otra empresa en el mundo que se despierte pensando en la enseñanza y el aprendizaje mediante el uso de la tecnología y que ponga tanto esfuerzo y tanto peso comercial en ello. Miller reconoce que en lugar de ser una empresa que simplemente crea software, los equipos humanos de Blackboard y Moodlerooms tienen la obligación de comunicarse constantemente con sus clientes. Todos, desde el equipo de diseño hasta los gerentes de producto y los grupos de enfoque, tienen que asegurarse de que el cliente tenga lo que necesita. “Contamos con una serie de servicios que mejoran la enseñanza y el aprendizaje, que buscan ir más allá de la tecnología y que ayudan a los estudiantes a tener más éxito y a los programas educativos a ser más efectivos”.

“Nuestra perspectiva con respecto al aprendizaje es que apoyamos a los maestros y a los estudiantes en el campo, con el fin de ofrecerles mejores experiencias de enseñanza y de aprendizaje”.

Phillip explica que hace diez años, el software LMS como Moodle y Blackboard Learn se consideraba un lujo. Hoy, se supone que las instituciones y las universidades tienen algún tipo de LMS. Teniendo en cuenta esto, el objetivo verdadero para Blackboard y Moodlerooms es ir más allá de la tecnología y del desarrollo de software para intentar prever el futuro de la educación. “La próxima fase, para nosotros, consiste en dirigirnos hacia el rastreo efectivo de la competencia en lugar de los grados, y hacia las habilidades en lugar de las horas pasadas en un aula. Creo que en el futuro vamos a ver que las personas se centran más en el conjunto de habilidades que desean tener con el fin de estar preparados para realizar un trabajo”, explicó Phillip. Por eso, Blackboard está tratando de llegar no sólo a las instituciones educativas, sino también a las entidades que quieren dotar a sus trabajadores de habilidades específicas, y además, tiene como misión asegurarse de que los estudiantes logren aprender dichas habilidades, e intentar rastrearlos. “El futuro es la analítica, es la personalización del aprendizaje, es permitirles a las personas tomar cursos y programas a través de múltiples universidades o ciudades”.

*Phil Miller – Vice Presidente Internacional de Servicios Open Source, Blackboard