Por: Manuel Rivera León

Ciudad de México, México

En 1929, tras la revolución Mexicana, nació la Escuela Bancaria y Comercial (EBC); este sueño, que inició con la idea de capacitar a empleados, empezó a identificar otro tipo de necesidades sociales en el México postrevolucionario. Es así, como se crea una nueva oferta educativa alrededor de la formación de disciplinas relacionadas con los negocios.

Al principio fueron cuadernillos que llegaban a los hogares de los trabajadores a través del correo, después casetes con las grabaciones de los docentes, e incluso se enviaban videos con explicaciones y capacitaciones; luego apareció Internet. Esta es la historia de la EBC, escuela que desde hace 86 años creyó e implementó la educación virtual y a distancia como su línea de trabajo, y que hoy gracias a Moodle cumple su meta de educar complemente en línea alrededor del mundo.

La EBC enfocó sus esfuerzos en programas de sensibilización y capacitación a sus docentes para contrarrestar el traumatismo que se generó al implementar programas educativos netamente virtuales. Se inició un proceso para humanizar la tecnología entendiéndola no como la protagonista, sino como la plataforma y el medio que les permitiría cambiar los paradigmas.

En la EBC siempre han incluido la virtualidad y el concepto de la educación a distancia. Por ello, a mediados del siglo XX, impartieron sus propios programas educativos a nivel de licenciatura y posgrados; además, actualmente brindan a las empresas capacitaciones de educación corporativa.

Así mismo, la institución enfoca sus competencias a la formación de los adultos, es por eso, que cuentan con tres modalidades: 1. Escolarizada: orientada particularmente a la formación de jóvenes, 2. Semipresencial: donde se inscriben adultos que combinan la escuela y el trabajo, y 3. Modalidad en línea: completamente virtual, para estudiantes inscritos en todas las latitudes. La Escuela cuenta con cerca de 10.000 estudiantes en la modalidad escolarizada y 3.000 en las modalidades semipresenciales y en línea.

La implementación de la plataforma Moodle en esta Escuela ha permitido que no existan las barreras territoriales, pues gracias a los recursos abiertos con los que esta plataforma cuenta y maneja a nivel mundial –con muy buenos resultados–, pueden estar presentes en cualquier parte del mundo. Con el éxito de su aplicación, la institución ofrece a sus alumnos en todas las modalidades, vínculos con bibliotecas digitales, donde pueden consultar fácilmente bibliografías; espacios para solicitar certificados, y la posibilidad de comunicarse eficientemente con el docente.

Lograr el mismo rigor académico para todas las modalidades de estudio, el diseño y la accesibilidad a los cursos, han sido clave en el desarrollo de la Escuela que ahora tiene una nueva meta: integrar a la plataforma una herramienta que permita suplir la necesidad de los adultos de estar cara a cara con el tutor y tener una comunicación mucho más cercana y humana con ellos.

*María Teresa Quintana, directora Académica de la ECB

Foto por: Uno Castillo