Por: Jenny Hernández

Chiclayo, Perú

La Universidad Señor de Sipán (USS) (Perú) nació hace 16 años con el objetivo de formar profesionales de excelencia que respondan a las demandas y a los retos de la sociedad globalizada. Esta institución, la cual hace parte del consorcio educativo más grande del norte del Perú, instauró en julio de 2006 el programa académico de educación superior a distancia con el fin de brindar formación profesional a nivel nacional e internacional.

Con un aproximado de 7.000 estudiantes en 10 programas de pregrado en la modalidad virtual que incluyen carreras como: Administración, Derecho, Ingeniería, Psicología, Administración Pública y Contabilidad, la USS se posiciona como una de las instituciones con mayor grado de integración en el uso de las plataformas virtuales. Razón por la cual, la universidad enfoca todos sus esfuerzos en brindar a su estudiantado un campus virtual donde se integran a Moodle plataformas como: Google y Blackboard Collaborate, además de los sistemas de desarrollo Inhouse que han sido creados por la institución.

Es así como se ha logrado incorporar un modelo educativo integral que incluye la enseñanza y el aprendizaje de manera virtual, además de la gestión de procesos académicos y administrativos, ofreciendo a sus estudiantes un modelo de procesos integral que abarca: procesos de inscripción, pagos, trámites administrativos, solicitud de certificados, consulta de notas y servicio de mensajería, entre otras. Todo esto sin necesidad de poner un pie en la universidad, pues así como algunos de los alumnos de los programas a distancia residen en el Perú, cerca de 1.200 ingresan a la plataforma desde otros lugares del mundo como: México, Brasil, Nigeria, España, EE.UU., Argentina y Chile.

La integración con Moodle como aula virtual en plataformas de desarrollo propio es un caso de éxito, pues permite a las instituciones educativas tener varias aplicaciones que soporten y complementen los procesos académicos y administrativos de las instituciones. La USS trabaja constantemente para brindar a los alumnos un espacio personalizado que les permita conocer sus cronogramas de clases, las notificaciones de eventos y las actividades programadas para cada semestre. Este modelo educativo nace de la interacción del estudiante con el docente y su interrelación en subsistemas tales como: el sistema curricular, los recursos del aula virtual, el modelo de evaluación en línea, la metodología para organizar las sesiones de aprendizaje y las tutorías virtuales; interrelaciones que aseguran un proceso de aprendizaje mediado por computadoras.

Esta plataforma ha permitido organizar los contenidos de los cursos y optimizar el funcionamiento del aula, debido al flujo de información que permite almacenar y los recursos de aprendizaje que permite elaborar dentro de Moodle, dando sostenibilidad a la modalidad de estudio virtual y dejando atrás los bloqueos en las bases de datos y las caídas del servidor que se presentaban antes en la universidad.

Sumado a las iniciativas que brinda la universidad surge la necesidad de capacitar a los profesores, por lo cual la institución cuenta con un área de Desarrollo Pedagógico dedicada a la formación de docentes expertos y tutores durante 4 meses. Aquí los profesionales planifican y organizan el desarrollo de la asignatura considerando las siguientes etapas:

  1. Fase de planificación: consiste en la elaboración del syllabus por competencias y la elaboración de los contenidos y actividades organizadas semanalmente.
  2. Fase de evaluación de los aprendizajes: en esta etapa se desarrollan capacidades para el dominio de herramientas virtuales, las cuales son incorporadas como contenidos en las asignaturas; además, en esta etapa se organiza el curso y el diseño de la evaluación de los aprendizajes.

Para la USS, el pedagogo debe tener un perfil integral que le permita desenvolverse en escenarios globales donde predomine una estrategia de enseñanza y aprendizaje soportada en las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Con todo lo anterior, el desafío principal para la universidad radica en trabajar en la incorporación de un software para detectar el plagio, de tal manera que se pueda preservar los derechos de autor y garantizar la calidad de los contenidos que se alojan en la plataforma virtual.

Habiendo desarrollado un trabajo integral en estos años de experiencia, uno de los mayores retos que tiene la institución para 2016, tiene que ver con la posibilidad de generar una plataforma visualmente mucho más atractiva y organizada, que le permita a los alumnos tener la información estructurada y clasificada para mejorar los procesos de aprendizaje. Adicional a esto, la USS quiere integrar el aula virtual Moodle al campus virtual, para los estudiantes de pregrado en la modalidad presencial y en los cursos de posgrado, enriqueciéndola con los recursos virtuales de aprendizaje que incluyen la automatización de procesos administrativos y académicos necesarios para generar la construcción del conocimiento en espacios asíncronos.

*Dra. Lilia R. Adrianzén Llamo – Directora de Tecnologías de la Información, Universidad Señor del Sipán (Perú).

Foto por: Renato Andrade