Por: Manuel Rivera León

Bogotá, Colombia

Basados en los resultados de la encuesta “Estado del ecosistema de aprendizaje y desempeño en su organización” presentamos un informe sobre las tecnologías más utilizadas para la gestión del talento en las áreas de capacitación, entrenamiento y formación de las organizaciones latinoamericanas.

Sin duda alguna la tecnología se ha vuelto un elemento siempre presente en las prácticas humanas, interactuamos con ella en el trabajo, en la universidad, en el hogar y en general en cualquiera de los espacios que frecuentamos. Aprovechando esta familiaridad, las organizaciones de todas las industrias tienen una oportunidad de apoyar sus procedimientos con herramientas tecnológicas como un apoyo para el éxito de su gestión.

De esta manera, encontramos que el 37.64% de las organizaciones encuestadas utiliza LMS (sistemas de administración del aprendizaje) como una herramienta para la generación de contenido, otro porcentaje importante es el 28.09%, éste pertenece a organizaciones que utilizan herramientas de autoría en e-learning. Sin importar que método utilicen, las organizaciones encuentran en la tecnología una herramienta que optimiza tiempo, ahorra recursos, permite llevar un control mediado por indicadores y en general facilita procedimientos.

Una ventaja importante de la incoporación de tecnologías para la gestión del talento es la cobertura, esta entendida como la transmisión de conocimiento en todos los niveles jerarquicos de una organización. Para ello, también es muy reconocido el uso de de aulas virtuales, webinars y videoconferencias, herramientas que generan experiencias de aprendizaje más enriquecedoras.

Sin embargo, es fundamental que las organizaciones conozcan de antemano su público interno para que al momento de implementar tecnologías, estas realmente funcionen y sean acordes a las necesidades de las personas. Con esto, se aclara que no todas las tecnologías se adaptan a todas las organizaciones, pues es deber de los gestores de talento entender las necesidades de formación de su compañía.

En este sentido existe un porcentaje, aunque es minoritario, de compañías que no trabajan con ningún tipo de tecnología ni para la generación de contenidos ni para la administración del talento, esta situación puede interpretarse como un llamado a la acción, el cual es importante atender, ya que por más tradicional que sea la cultura organizacional de una compañía, siempre va a haber cabida para la optimización de los procesos con los diferentes avances tecnológicos.

Por otra parte, las organizaciones suelen concentrar sus esfuerzos por destacarse de forma innovadora dentro de su industria y asi aumentar su competitividad. Alcanzar esta competitividad no solo se trata de ofrecer externamente “lo último o lo más novedoso”, por el contrario, se trata de trabajar internamente, teniendo equipos de trabajo sólidos y capacitados en las competencias que deben tener para los cargos que desempeñan.  De esta forma, tener una estrategia de entrenamiento y capacitación sólida con herramientas tecnológicas que permitan medir el aprendizaje organizacional y que a la vez contribuyan con el ahorro de recursos de toda clase, resulta para las organizaciones una oportunidad de aumentar su competitividad en el mercado.
Finalmente, un recurso tecnológico poco explorado por las organizaciones latinoamericanas, es el uso de redes sociales para el trabajo. Este tipo de herramientas con su complemento social es un canal que beneficia la comunicación y la masificación de la información, aquí hay una oportunidad importante de explotación, debido a que las nuevas generaciones que ingresan al mundo laboral aprenden y se comunican a través de este tipo de medios. Igualmente, la tecnología al ser tan flexible y fácil de adaptar permite el desarrollo de herramientas tecnológicas a la medida, todo alineado a las necesidades organizacionales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.