Por: Laureano Díaz

Bogotá, Colombia

La administración de talento generalmente se confunde con los procesos “duros” de las áreas conocidas como recursos humanos (nómina, registro, etc). Aunque están muy relacionados, son cosas muy diferentes, tanto que podrían separarse funcionalmente. A continuación una serie de preguntas y respuestas para describir la gestión o administración del talento:

¿Cuál es el objetivo de la administración del talento y sus procesos?: Crear una cultura para el éxito.

¿Cómo crear esa cultura?: Con un marco compuesto por (a) un credo organizacional, (b) una estrategia de talento y (c) un sistema de gestión del talento.

¿Qué es un credo organizacional?: Un conjunto de valores, expectativas mutuas, y principios que deben ser publicitados y conocidos por todos dentro de la organización. Son este conjunto de creencias las que guían el comportamiento de las personas y la organización misma. Es la doctrina que se encuentra incrustada en la estrategia de talento y el sistema de gestión de talento.

¿Qué es una estrategia de talento?: Es donde se hace explícito el tipo de personas en las que la organización va a invertir. Quienes más han contribuido al éxito y lo seguirán haciendo en el futuro.

¿Que es el sistema de gestión del talento?: Aquí es donde es importante recordar que no todo sistema es un software. Sistema en este caso se refiere a los procedimientos, sistemas y procesos que traducen el credo y la estrategia en un programa de implementación y diagnóstico para invertir en quienes ejemplifican esa cultura que alcanzará la excelencia organizacional.

¿Como crear un marco de gestión del talento?: Este es un tema para un siguiente post, pero por ahora mencionaremos que hay que tener en cuenta competencias, evaluación del desempeño, predicción de potencial, planeación de sucesión y planeación de carrera. Todas estas herramientas permiten que la empresa clasifique a sus empleados basándose en la contribución al éxito organizacional y así sugerir el tipo de inversión necesaria para ampliar cada contribución individual.

Aunque el concepto es obvio, en mi opinión su implementación no lo es tanto. Es por eso que en Nivel Siete ofrecemos herramientas y soluciones para eliminar la complejidad técnica y apoyarse en las ventajas de la tecnología de la información para alcanzar ese éxito. En una siguiente entrega entraremos en el detalle de cómo nuestras soluciones apoyan la implementación de este marco.

Los conceptos en este artículo se basan en el libro que les recomiendo: “The talent management handbook” de Lance Berger, Print ISBN-13: 978-0-07-173905-4

Por: Laureano Díaz, Socio-Fundador de Nivel Siete

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.