Auteco, una organización comprometida con la vida y seguridad de los motociclistas

Por: Manuel Rivera

Bogotá, Colombia

La organización Auteco con 72 años de experiencia en el mercado, se consolida como líder en la industria de motocicletas en Colombia. Su compromiso con el país va más allá de comercializar y ensamblar motos, pues en la actualidad se encuentra implementando acciones directas frente a temas de responsabilidad social con la movilidad.

Iván García, lleva 8 años en Auteco y actualmente es el Jefe de Responsabilidad Social con la Movilidad de esta compañía. Durante este tiempo ha dirigido diversos procesos en la organización, pasando por investigación de mercados y gestión del cliente. Al mismo tiempo, ha participado como catedrático en varias universidades en la ciudad de Medellín.

E-Learn: ¿Cuéntenos cómo nace este proyecto de responsabilidad social  para los motociclistas y cuál es su objetivo?

Iván García: La Organización Mundial de la Salud ha reconocido como un problema de salud pública el tema de la accidentalidad vial a nivel internacional.

Colombia no ha sido ajena a esta realidad y por eso en Auteco se han venido promoviendo actividades, ejercicios e iniciativas alrededor de la seguridad vial.  Creemos en la educación y la pedagogía, por ello estamos trabajando con diferentes administraciones en pro del mejoramiento de esas cifras de accidentalidad y de seguridad vial, pues parte de la proyección social de la empresa consiste en contribuir con la educación de los diferentes actores de la vía.

Por esta razón contamos con el programa Auteco Educa, que se compone de más de 10 iniciativas de responsabilidad social. Una de ellas es precisamente el diseño de una plataforma de e-learning que nos permitirá llegar a un sinnúmero de nuevos o futuros motociclistas con un mensaje de seguridad vial, de comportamientos seguros en la vía y conocimiento del vehículo en el que se está transportando, porque sabemos que la educación es el medio para lograr mejorar la seguridad vial en el país.

E-L: ¿Por qué e-learning en lugar de otras opciones?, ¿Obtuvieron inspiración en algún proyecto internacional o experiencia conocida?

I.G: Creemos que esta iniciativa de e-learning nos permitirá masificar el mensaje de seguridad vial para motociclistas, y nos acercará más a los diferentes actores de la vía. Queremos eliminar las restricciones que tienen los motociclistas con su educación vial, por ello, estos cursos están construidos de una manera muy sencilla y didáctica, para ser consultados de acuerdo con la disponibilidad de cada persona en materia de horarios y espacios.

A nivel internacional hay experiencias muy buenas. En Auteco somos cercanos a una de las organizaciones más importantes de seguridad vial para motociclistas del mundo, la Motorcycle Safety Foundation (MSF). Ellos cuentan con  diferentes iniciativas y han visto en el e-learning una herramienta poderosa para lograr llevar este mensaje a muchas personas sin importar donde se encuentren. Esto se aplicaba muy bien a nuestro proyecto porque lo que buscamos es llegar a la mayor parte de municipios del país con un mensaje muy claro de seguridad vial y de conducción segura de motocicletas.

Vimos dos grandes oportunidades en el mercado, uno, la falta de conocimiento de las personas que están comprando el vehículo y dos, que no existe una oferta educativa idónea alrededor de la conducción de motocicletas. Es por eso que creemos que tener cursos de educación virtual gratuitos nos permitirá llegar a muchas personas de una manera divertida, lúdica, didáctica y con un mensaje muy claro. Si al final del curso las personas, por lo menos, tienen cierta conciencia de que conducir motocicletas requiere de una gran responsabilidad, habremos ya ganado un gran porcentaje en nuestro propósito.

E-L: Respecto al contenido, en qué consiste y qué particularidades tiene este curso.

I.G: Teco es el personaje que nosotros hemos desarrollado para promover nuestras iniciativas de seguridad y educación vial. Es un motociclista ejemplar, bien educado, que conoce su vehículo pero que además sabe las responsabilidades que se asumen al momento de tener una motocicleta. Es por esto que a través de él, queremos entregar ese mensaje a todos los colombianos.

Nuestro proyecto de e-learning nace con un curso básico de conducción de motocicletas, que está dividido en 4 grandes episodios que le permiten al motociclista cumplir un ciclo de preparación para empezar a conducir responsablemente su vehículo.

E-L: ¿Qué tuvieron en cuenta para el desarrollo del contenido?

I.G: Contamos con un manual básico de conducción de motocicletas a nivel internacional, el cual garantiza una columna vertebral de calidad. Pero que debimos adaptar al contexto colombiano con contenidos que verdaderamente apliquen a nuestras condiciones locales y sean cercarnos a los motociclistas.

Tanto a nivel externo como interno de la organización contamos con personas que conocen muy bien de la educación del motociclista y con ello logramos hacer un equipo de trabajo donde el estudiante al tomar este curso se sienta identificado con los diferentes contenidos, siendo 100% pertinentes para su día a día y que además le permiten reflexionar sobre la necesidad de aprender de manos de expertos el manejo de su vehículo.

 Igualmente, hemos sentido en Auteco a Nivel Siete como un aliado en el proceso de construcción de este sueño, pues encontramos convenientes los contenidos, la metodología, la personalización y herramientas que nos han propuesto para la gestión de este proyecto y lo más importante, han creído y nos han acompañado en la visión que tenemos.

E-L: ¿Cuáles son los siguientes pasos, hasta dónde quieren llegar con el proyecto?

I.G: Arrancamos en una fase exploratoria, pues es la primera vez en la industria automotriz de motocicletas en Colombia que hay una iniciativa virtual de responsabilidad social dedicada a la seguridad vial. Por lo tanto, tenemos que evaluar algunos indicadores como la pertinencia de los contenidos y la aceptación por parte de los usuarios.

Hemos contemplado una segunda y tercera fase para conductores que requieren más profundidad en las técnicas de conducción y a personas que convierten su motocicleta en su herramienta de trabajo. Por lo tanto estamos convencidos que este proyecto va a ser cada vez más importante y será bandera en las iniciativas educativas de seguridad vial en la industria.

E-L: ¿Bajo qué criterios consideraría que fue un éxito el proyecto?

I.G: Básicamente siendo esta una iniciativa de responsabilidad social, nuestra gran misión y el resultado que esperamos es lograr concientizar y sensibilizar a los motociclistas sobre la conducción de su vehículo y, de paso, contribuir en la reducción de la tasa de accidentalidad en donde se vean involucrados los motociclistas. Para eso debemos tener un indicador del número de personas que logramos sensibilizar no solo en las principales ciudades donde se presentan el mayor número de accidentes, sino también llegar a ese grupo de personas que están ávidos de conocimiento y no están encontrando en Colombia una oferta educativa pertinente en este sentido.

E-L: ¿Qué recomendaciones podría hacerle a otros líderes de proyecto con metas similares?

I.G: En pleno siglo XXI todas las organizaciones de una u otra manera deberían contar con iniciativas de tipo e-learning. Creo que podemos eliminar todos los problemas de desplazamiento, o restricciones de tiempo o espacio que hoy tienen los estudiantes en las ciudades, si logramos poner a disposición de los colombianos, herramientas de educación como estas para que puedan acceder a nuevos conocimientos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.