Por: Erika Rincón

Bogotá, Colombia

Conozcamos un poco más de Andrés Núñez, quien ha sido protagonista en el mundo de la educación superior y desde allí ha estado vinculado con el e-learning y la educación virtual. Fue Secretario General, Vicerrector de Desarrollo y Rector de la Fundación Universitaria Panamericana, donde estuvo cerca de 20 años. Desde hace un año, es Presidente de Whitney Colombia, una organización de tercerización de servicios de educación superior para varias universidades en Latinoamérica. En Colombia cuentan con el Politécnico Gran Colombiano, Fundación Universitaria del Área Andina, y la Corporación Universitaria del Caribe, CECAR. Además, ha estado afiliado a temas gremiales. Es presidente de ACIUP, Asociación Colombiana de Instituciones Universitarias y Universidades Privadas, y ha sido miembro de CESU, Consejo Nacional de Educación Superior. Desde esas instancias ha promovido el tema de educación virtual, el e-learning, sobre todo en Whitney pues uno de sus valores agregados es brindar servicios de educación virtual a las universidades.

E-learn: ¿Cómo cree que el movimiento de los MOOCs va a afectar a las instituciones de educación superior en Latinoamérica?

Andrés Núñez: Alguien dijo que el fenómeno de los MOOCs es un tsunami de la educación superior, yo lo trataría de poner en términos más positivos que un tsunami, pero sí es una gran transformación a nivel estructural y las universidades tienen que estar preparadas. Cuando uno ve a las grandes universidades hablando de que ya su formación no está dirigida a gente de élite sino a un billón de personas, uno tiene que estar preparado porque algo va a suceder.

Yo creo que aún no es claro el panorama, pude participar en un evento de MOOCs donde estuvo Coursera y edX organizado por Universia y uno se da cuenta que las universidades que se metieron en esto vieron una gran oportunidad pero no es claro aún el modelo de negocio ni lo que va a implicar para el servicio educativo. Lo que sí va a haber es una gran posibilidad de que mucha gente acceda a la educación de calidad a través de estos elementos. Esto obligará a las estructuras universitarias ser más flexibles, y a entender que los profesores realmente tienen que convertirse en guías del conocimiento y no en dueños de el. Además es importante que aprovechen toda esa información que existe en la Web para beneficio de los estudiantes.

E-L: ¿Cuál es la dirección estratégica que deben tomar las universidades latinoamericanas para unirse a ese movimiento?

A.N: Yo mencionaría dos elementos básicos. Uno, flexibilidad. Algo que no ha sido característico de la mayoría en el sector universitario en Latinoamérica. Tenemos que ser flexibles, estar abiertos al cambio, ser capaces de innovar y no quedarnos tan tradicionalistas. Dos, colaboración. Es otro tema que sobre todo en Colombia lamentablemente no es muy fuerte, no colaboramos entre instituciones, no nos vemos como gremio ni como sector de educación superior. Cuando uno ve a Harvard y el MIT juntas, uno dice, si ellos se pueden unir cómo no nos podemos unir varias instituciones de educación superior en Colombia y ojalá en Latinoamérica.

Whitney está promoviendo mucho esa integración. A través de servicios de tercerización de educación superior por medio de la Red Ilumno, la cual agrupa 11 universidades de 11 países que aglutinan a 260.000 estudiantes egresados. Uno de los temas centrales en la 3º cumbre de líderes latinoamericanos va a estar relacionado con los MOOCs. Es posible que salgamos rápidamente con nuestro propio MOOC de la Red Ilumno y queremos que sea un diferenciador muy fuerte de nuestro servicio y eso simplemente se da por la colaboración. Creo que es un ejemplo de lo que las instituciones superiores deben cambiar, flexibilidad y colaboración.

E-L: ¿Cuáles son sus proyectos en torno a los MOOCs?

A.N: Estamos muy interesados en consolidar a la Red Ilumno como líder en educación virtual. Nos enorgullece mucho que nos confirmaran que somos el socio estratégico de Virtual Educa, el evento que se va a realizar en Medellín. Virtual Educa es uno de los organismos de mayor prestigio en educación virtual. Entonces yo creo que es un contexto donde si nosotros como Whitney con nuestras instituciones como el Politécnico, Área Andina, CECAR y toda la Red Ilumno, consideramos que la virtualidad es nuestro foco y queremos ser líderes, ahí debemos estar y pues vamos a estar con un papel muy protagónico, ese sería uno muy inmediato.

El siguiente, confirmar lo que va a hacer la Red Ilumno en el tema de MOOCs, yo creo que ahí dejamos un interrogante para que todos los amantes de este tema del e-learning estén pendientes porque vamos a hacer algo muy interesante.

Y a nivel personal yo quiero consolidar la red de colaboración entre docentes y administradores universitarios de Alianza Superior, una red que precisamente fomenta la colaboración que a nivel de profesores también se debe hacer. No había una red que reuniera a 150.000 profesores universitarios y cerca de 30.000 administradores universitarios, y Alianza Superior pretende convertirse en esa red de colaboración para este estamento tan importante. Ahí el tema de virtualidad también va a ser fundamental, va a haber cursos y recursos para más de 110 carreras, y cerca de 3.000 materias donde los profesores van a poder ir y encontrar recursos actualizados para sus clases.

E-L: Vemos que los MOOCs se caracterizan por ser cursos gratuitos y de buena calidad, ¿cuál va a ser la rentabilidad de los MOOCs?

A.N: Bueno esa es la pregunta del millón, en la reunión que estuve de MOOCs que realizó Universia en Miami, donde estuvieron los grandes líderes, el único camino que se dejó ver fue el de Coursera la cual va a cobrar por certificaciones y tal vez licencie su plataforma y sus cursos para que otras universidades puedan ponerle su marca. Yo creo que el modelo de negocio no se ha definido y de definir ese modelo de negocio va a depender el futuro de los MOOCs porque seguramente quedarán algunas inspiraciones altruistas. Tenemos que estar pendientes en este año y el próximo porque creería que finalmente el modelo de negocio va a tener que estar asociado a la certificación de créditos y ahí dejarían de ser MOOCs porque no serán masivos y gratuitos sino que será otro elemento que igual llegará a muchísima gente y va a democratizar el acceso a educación superior de calidad, que es bueno pero no van a ser gratuitos. No creo que se pueda mantener el modelo gratuito.

E-L: ¿Por qué cree que se dio esta tendencia de los MOOCs?

A.N: Yo creo que es una combinación del momento que estamos viviendo a nivel de la educación y tecnología. Yo creo que es la combinación de las oportunidades que nos ha brindado todo lo relacionado con Internet, con redes sociales y más el elemento de insatisfacción de la sociedad con el tema de crédito universitario, y de deuda de los estudiantes a nivel universitario. Se acaba de inaugurar la biblioteca americana con los últimos expresidentes de Estados Unidos con unos documentos espectaculares gratuitos. Bueno, uno dice, una persona con acceso a Internet, con un iPad, en cualquier lugar de Colombia, puede tener acceso a eso, pues es interesante. Pero ahí viene otro elemento para Colombia que es una tarea por cumplir y es el tema del bilingüismo, si no cerramos esa brecha no vamos a poder tener acceso a tanta información. Hay otro reto y es que los MOOCs de habla hispana tienen que sacar la cara y lograr reunir recursos importantes para que la gente que no tiene el idioma también los pueda aprovechar.

E-L: Hablábamos de la barrera del bilingüismo ¿Qué otra barrera podemos encontrar?

A.N: Muchas veces dicen que la educación virtual no es de calidad, yo creo que la educación virtual ya ha demostrado en múltiples estudios que no tiene diferencia con la educación presencial y que al contrario, tiene un factor a favor y es que genera autodisciplina, eso es fundamental. Cuando uno ve las cifras de 100.000 estudiantes pero en donde solo el 7% termina un curso, ahí hay un elemento de autodisciplina importante que va ser fundamental para que esto prospere. Esto es un tema que depende del interés de cada persona, entonces si uno está muy interesado pues va a tener autodisciplina y va a terminar. Al graduarse tendrá la misma calidad que el mismo curso a nivel presencial.

Pero hay algo interesante y es que en las cifras que veíamos en este evento sobre MOOCs, Colombia es el país con mayor participación en Coursera, lo cual nos enorgullece mucho porque además era un evento latinoamericano y el país que más representantes llevó fue Colombia. Entonces en nuestro país algo está pasando, creo que hay mucho interés sobre el tema, aún no hemos visto un jugador grande ingresando, he escuchado que la Javeriana ya tiene un esfuerzo en un MOOC pero es claro que muy rápidamente van a salir jugadores importantes a mostrar MOOC, entre ellos obviamente la Red Ilumno pero sí hay un espacio grande en Colombia para el tema.

E-L: ¿Qué pierde y qué gana el estudiante y el docente con este nuevo esquema?

A.N: A mí me gusta pensar más en lo que gana, yo creo que gana muchísimo porque soy un convencido del autoaprendizaje, de la autodisciplina, del poder aprovechar tantos recursos que existen en la web para el autoconocimiento. Yo creo que pierde si no aplica esa autodisciplina y solo lo ve como una moda, si se aproxima de una manera madura y con un interés particular va a tener ganancias. Puede haber detractores de los MOOCs y del e-learning que consideren que pierden la interacción. Es claro que los MOOCs no están destinados para reemplazar un sistema de educación media o secundaria, es más para personas de una edad mayor que quieren actualizarse, aunque a futuro obviamente los nativos digitales de colegios van a estar muy involucrados y cada vez la interacción es más fuerte. Por ejemplo Coursera nuevamente nos mostró como tiene 1.500 centros creados por los mismos estudiantes donde a través de una herramienta tecnológica ellos buscan reunirse. La verdad soy muy optimista del e-learning, del modelo veo mucho más el horizonte optimista que nubarrones sobre este tema.

Por parte de los docentes, la experiencia que ha tenido Whitney en el período 2005 – 2006 dedicamos el 80% del tema a transformación cultural, a explicarle al profesor que esto no lo iba a reemplazar. Hoy en día el profesor sabe que si no está ahí pues no tiene la competencia necesaria para lo que se requiere hoy y al revés los profesores lo buscan, se capacitan, están actualizándose. Yo creo que ya no hablamos tanto de una resistencia al cambio del cuerpo docente sino de querer estar al día con estos temas, es claro que los profesores tienen que estar metidos en estos avances tecnológicos y lo están logrando. Aquí es absolutamente necesario, ya no es la pregunta de si es necesario o no, simplemente es un requisito que el estudiante esté involucrado con el e-learning ya sea con un profesor presencial o uno virtual. Ahí el otro elemento es que ahora sí se hace realidad que el profesor es guía del conocimiento y no el dueño del saber, yo creo que ahí si nos falta un poco porque todavía estamos trasladando el formato presencial al formato de e-learning y hay que cambiar los roles.

E-L: ¿Qué pasa en Colombia y en el resto de Latinoamérica tras esta transformación que estamos viviendo del modelo de educación tradicional?

A.N: Colombia está a un nivel muy alto lo cual me encanta y empresas como Nivel Siete han sido fundamentales en ese tema. En estos días hicimos un estudio sobre la educación virtual en Colombia y Nivel Siete salió como el proveedor de servicios de e-learning más importante de la región, y ahí se ve que han hecho una función de evangelización muy importante. Pero uno también puede hablar de Argentina, una de las universidades de la red, la Universidad Siglo XXI, hace cuatro años tenía muy pocos estudiantes virtuales, hoy tiene cerca de 25.000 estudiantes en cuatro años, es impresionante y cuentan con un modelo de altísima calidad.

En Colombia, en el caso del Politécnico Gran Colombiano, con cerca de 150 centros de servicio universitario en todo el país, llegando a San Andrés, al Chocó y en el resto de departamentos brindando e-learning, son otros de los pioneros. Latinoamérica está viviendo una época de esplendor y eso mismo se debe traducir en el e-learning, el hecho de que Virtual Educa se realice en Medellín es un reconocimiento a todo el esfuerzo que se está haciendo y yo creo que en este evento vamos a ver un posicionamiento de lo que Latinoamérica está haciendo. Veo a nuestra región como un gran jugador en este tema. Incluso, tanto en España como en Estados Unidos están mirando hacia Latinoamérica para potencializarla porque es donde más se está moviendo el sector en este momento.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.