Por: Erika Rincón

Bogotá, Colombia

Desde el 2000 hemos visto iniciativas que ofrecen cursos gratuitos en la web, pero sin duda alguna el 2012 fue considerado el año de los MOOCs (sigla en inglés para Cursos Masivos Abiertos en Línea), tras el éxito del curso Artificial Intelligence organizado por Sebastian Thrun, profesor de Stranford University, y Peter Norvig, director de investigación de Google, con alrededor de 160.000 personas inscritas. Esta fue la primera vez en la historia en la que se reunieron tantas personas en un curso.

Tras este nivel de acogida, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ofreció su primer MOOC de Circuits & Electronics con unas 120.000 personas de todo el mundo. De esta forma instituciones como Harvard University y el MIT han aceptado los MOOCs como el futuro de la educación virtual, y cuentan con un proyecto conjunto llamado edX donde ofrecen cursos gratuitos para cualquier persona, en cualquier lugar. Estamos ante iniciativas que buscan romper el modelo de la educación actual.

Sergio Luján Mora*, profesor titular del Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Alicante, señala que la mayoría de los MOOCs han nacido por iniciativas particulares de uno o varios profesores, no por iniciativas institucionales. Así que, muchas de las instituciones educativas están actuando a modo de “espectadores” mientras es claro hacia dónde se dirige el movimiento MOOC.

Desde el punto de vista de los estudiantes de los MOOCs, estos cursos satisfacen unas necesidades “masivas” de conocimiento que existen en la actualidad. Hemos pasado de la sociedad industrial, a la sociedad de la información o del conocimiento, y cada vez más la gente tiene necesidades de aprender y de saber, no sólo por una necesidad personal, sino por una necesidad profesional.

Infortunadamente, los sistemas de enseñanza tradicionales con horarios poco flexibles y con la necesidad de asistir a clase en un aula, no son adecuados para muchas personas que tienen familia y/o trabajan. En algunos estudios que se han hecho sobre el perfil de los alumnos de los MOOCs, se ha visto que casi el 50% de los alumnos tienen una edad superior a los 30 años.

La tendencia de los MOOCs ofrece a Latinoamérica posibilidades enormes, pero para aprovecharlas las universidades de la región primero deben ser miembros activos en producción de contenidos, y definir su estrategia de participación o contribución y no solo espectadores o consumidores de los cursos. Plataformas como MiriadaX, por ejemplo, ofrecen a los docentes o equipos docentes de cualquiera de las universidades iberoamericanas que conforman la Red Universia, la posibilidad de crear e impartir Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOCs).

El profesor Sergio Luján, agrega, que conoce algunas iniciativas que han surgido en Latinoamérica, pero cree que se deberían unir fuerzas. Por ejemplo, en Estados Unidos, Harvard University y el MIT, dos universidades que compiten entre sí se han unido para formar la organización sin ánimo de lucro edX. En Latinoamérica hace falta algo parecido, la creación de algún consorcio que asuma las iniciativas individuales con el fin de proporcionar un mayor valor.

Por el momento, es incierto el modelo de negocio de los MOOCs pues es un movimiento que aún esta en formación. Esto no significa sin embargo, que no existen ventajas y oportunidades evidentes para las instituciones de nuestra región, en términos de cubrimiento de nuevos segmentos que lo demandan. Qué universidades e instituciones darán los primeros pasos en la adaptación de este modelo disruptivo de gestión del aprendizaje, está aún por verse. Lo cierto, es que quienes sepan aprovechar esta tendencia, con una visión y estrategia apropiada (hacia el interior y el exterior de sus instituciones) que atienda las particularidades de nuestro entorno, tendrán una ventaja muy amplia sobre las demás.

——

*Obtuvo su grado de Doctor Ingeniero en Informática en la Universidad de Alicante (España) en el año 2005. Sus temas principales de investigación incluyen la accesibilidad y usabilidad web, el desarrollo de las aplicaciones web, el diseño de almacenes de datos, el e-learning y la programación orientada a objetos. Creador del MOOC iDESWEB, introducción al desarrollo web (http://idesweb.es/) a partir de una de las asignaturas que imparte en la Universidad de Alicante. Twitter: @sergiolujanmora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.