Por: Erika Rincón

Bogotá, Colombia

El ser humano tiende a asumir que las personas que lo rodean entienden de lo que está hablando ó que no necesita explicarse en gran medida para ser entendido. Esto, en pequeños grupos no tiene inconvenientes pero en medianos y grandes comienza a generar discordias, empezamos a jugar al “Teléfono Roto”.

Hoy en día existen nuevas tecnologías y herramientas destinadas a facilitar la comunicación, existen ejemplos tan impactantes como el poder hacer una video llamada instantánea con personas que se encuentren en China, Australia y Hungría simultáneamente.  Pero, desafortunadamente, se ha visto una tendencia del usuario a desaprovechar estas herramientas, y en vez de utilizarlas como un genuino apoyo, se convierten en una traba al momento de expresarse.

Esto tiene gran impacto en pequeñas y grandes empresas, ya que el servicio al cliente puede verse severamente entorpecido. Uno de los ejemplos clásicos es la conversación por correo electrónico; los mensajes comienzan a circular por entre colegas, volviéndose interminables los archivos y comentarios reenviados, se pierden pequeños puntos clave de las conversaciones y el mensaje final que le llega al último usuario está completamente tergiversado del original. Los empleados se equivocan, los jefes se estresan y el cliente se ve insatisfecho con el servicio prestado.

En Nivel Siete tenemos la fortuna de tener varios sistemas de comunicación, que se han vuelto un gran apoyo para buena y grata relación cliente – empleado. Uno de ellos es Zendesk, nuestro sistema de soporte, y el otro es Basecamp, nuestra plataforma de proyectos. En ambos tenemos la opción de generar mensajes que llegan transversalmente a todos los implicados del proyecto, tanto del equipo del cliente como los de Nivel Siete. Nos permite, por lo mismo, generar un seguimiento satisfactorio y compartir o distribuir tareas y responsabilidades de forma efectiva y clave. Se reducen los huecos, las fallas y los re-trabajos. Definitivamente unas herramientas dignas de compartir.

Es por todo esto que todos debemos asumir la responsabilidad de conocer las nuevas tecnologías, de aprovechar aquellas que funcionen a la perfección y considerar la comunicación como un punto de partida entre colegas y clientes para mejorar y ensanchar el gran mundo del entendimiento mutuo, siendo efectivo y agradable.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.