Por: Erika Rincón

Bogotá, Colombia

El nuevo concepto educativo “e-learning” está catalogado como una forma revolucionaria de capacitación que posibilita internet, y que a su vez se perfila como la forma de capacitación predominante en el futuro, ya que día a día vemos una constante transformación hacia lo virtual, no únicamente en relaciones personales sino también a nivel laboral.

El objetivo principal es generar ambientes efectivos de comunicación, dentro de lo que se comprende enseñanza y aprendizaje. Una de las formas mas sencillas para lograrlo, es apoyándose en herramientas que nos faciliten cumplir dichos objetivos, y es aquí donde cobran valor los “LMS” Learning Management System, que nos permiten la creación de aulas virtuales, donde se produce la interacción entre tutores y alumnos, es clave rescatar que con este modelo se ofrece mas libertad en cuanto al tiempo y ritmo de aprendizaje.

Hoy en día la plataforma de código abierto Moodle, es el LMS mas usado por universidades y corporaciones a nivel mundial, por ende se ha convertido en el software por defecto que está facilitando la implementación y el desarrollo de todo el tema de educación virtual en diferentes niveles.

El e-learning es esa nueva tendencia que ha sido muy exitosa, y por ello en el mercado hay una amplia competencia de distintos proveedores, y a su vez de plataformas virtuales que si nos ponemos a comparar, prácticamente todas nos brindan las mismas herramientas para generar estos ambientes virtuales de aprendizaje, pero es aquí donde hay que recordar que lo más importante es generar esa confianza en nuestros clientes, y hacerles caer en cuenta porque un LMS adecuado, puede ser la solución a la necesidad de buscar un apoyo virtual a lo presencial.

Cada industria o sector está enfocado en capacitar sus empleados internos, o usuarios finales de acuerdo a la finalidad que tenga el proyecto y así mismo al enfoque que se le quiera dar al mismo, por eso la clave de un proveedor de soluciones de e-learning debe estar en generar esa capacidad para que nuestros clientes lo puedan lograr, donde lo importante no es ser un comunicador de valor respecto a lo que otros han hecho, sino que la clave está en crear dicho valor enfocado y orientado al objetivo al cual quiere llegar el cliente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.