Por: Erika Rincón

Bogotá, Colombia

Es cierto, muchas de las decisiones de adquisición de tecnología, particularmente en nuestra región se toman por moda y ruido, tanto así que las soluciones pierden su proposito esencial. Los ejemplos son fáciles de ver:

  1. Los operarios en los estacionamientos que tienen sistemas de tiquetes y barreras automáticas.
  2. Los usuarios de teléfonos celulares inteligentes sin plan de datos activo.
  3. Las páginas Web de los negocios más importantes, que están hechas en Flash o donde el texto lo publican en fotos para que los buscadores no la puedan encontrar, ni se puedan ver en algunos teléfonos móviles.
  4. Y por último y el que nos interesa: Las organizaciones que adquieren un LMS y lo usan únicamente para subir y descargar archivos (así sean SCORM).

Tristemente este es el caso de muchas de las organizaciones, que al comprar por moda o envidia del vecino, no se detienen a entender las ventajas que un LMS puede traer (en términos de retorno de inversión tangible o intangible) si se integra realmente a los procesos de aprendizaje y no se deja simplemente como un accesorio más que tocaba tener.

De vuelta a lo básico: LMS por sus siglas en inglés viene de Learning Management System, o sistema de administración de aprendizaje. Por ninguna parte el término sugiere aulas virtuales, ni educación virtual, ni ambientes virtuales de aprendizaje ni nada virtual, término que se presta a muchos malentendidos pero que está muy acuñado en nuestra región. Es así como esta tecnología tan valiosa, se ha asimila frecuentemente de forma incompleta, porque al no involucrarse en los procesos o momentos de aprendizaje y tener muy poca interacción con sus actores no produce ningún impacto.

Una buena analogía a esta situación sería una organización que compra software de contabilidad o incluso un ERP y lo usa únicamente para almacenar facturas que ha hecho en Excel, desaprovechando por completo el propósito mismo del sistema. Hágase usted mismo las siguientes 10 preguntas, y asígnese un punto por cada respuesta positiva, podrá así tener idea de un puntaje aproximado para el estado de su organización en esta materia – Es importante que note que no estamos hablando de “educación virtual” únicamente si no de educación en general, incluso corporativa:

En su organización:

  1. La interfaz del LMS está personalizada: Generando un sentido de pertenencia según su manual de identidad y respondiendo además a los objetivos de formación.
  2. La autenticación de usuarios en el LMS está integrada con los demás sistemas disponibles, por ejemplo con el correo electrónico: Así los usuarios no tienen que guardar diferentes contraseñas ni autenticarse varias veces.
  3. El syllabus de cada materia se ve reflejado de forma automática (o al menos manual) en los cursos del LMS, de manera que los profesores o tutores no pierden tiempo en hacer esta labor manualmente, o del todo no se hace.
  4. El LMS es utilizado como la referencia base para toda la estructura de los cursos, sus actividades y recursos.
  5. El mecanismo principal de comunicación y coordinación al interior de cada curso es el LMS: A través de foros, encuestas, mensajes, wikis, etc.
  6. Las evidencias de aprendizaje quedan registradas: Al menos en el LMS o incluso mejor en un portafolio o perfil electrónico integrado.
  7. Se realiza un buen número de evaluaciones dentro del LMS: Las notas del curso se reportan a través de este sistema, que a su vez está integrado con el SIS (sistema de administración de estudiantes).
  8. A los recursos y bibliografía utilizados para cada curso se puede acceder a través del LMS: Ya sea mediante repositorios propios o de referencias curadas.
  9. Su implementación del LMS le permite obtener reportes y asignar formación por jerarquías de competencias, programas académicos, organizaciones y cargos.
  10. Su LMS apoya las labores de mentoría y consejería a través de planes de desarrollo individuales.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.